El rey emérito Don Juan Carlos ha tenido que llamar la atención a su nieta, Victoria Federica

De todos es sabido la actitud díscola e irreverente de la hija de la infanta Elena, Victoria Federica, y no es la primera vez que Don Juan Carlos ha tenido que mediar para tratar de poner orden en su familia y de paso recordarles que, pertenecen a la realeza española y deben comportarse como tal.

Como miembros de la Familia Real deben ceñirse a un protocolo y a unas normas que exigen dedicación para con los ciudadanos españoles y esto a Victoria Federica parece importarle lo mismo que nos importan a nosotros sus andanzas, bien poco. Sin embargo, la joven siempre que puede, disfruta de su juventud como lo hicieron en su día casi todos los Brobones, en mayor o menos medida.

Pero lo cierto es que no es nada raro ver a ‘Vic‘ disfrutar de la noche en locales de ocio de la capital madrileña e incluso en otros países. Hace poco, la hija de Jaime de Marichalar, se escapaba a Italia, para pasar una velada en Roma, con varios Dj’s italianos y con su amigo especial casi novio, Jorge Bárcenas, a quien ha apodado ‘Bunny’.

Huelga decir que estas salidas nocturnas en las que se la puede ver bebiendo y bailando han sacado de sus casillas a los reyes de España, tanto a Felpe VI y Letizia Ortiz, como a los reyes eméritos y abuelos de la joven, Don Juan Carlos y Doña Sofía. Una actitud que ha llevado al límite al patriarca de la realeza quien ha tenido que mediar para que Victoria Federica baje de revoluciones.

Don Juan Carlos I llama la atención a su nieta, Victoria Federica

Victoria Federica y ‘Dj Barce’ como así se hace llamar el joven, tenían pensado acudir a un evento en el que era de obligado paso tanto la alfombra roja, así como atender a los medios en el photocall. Al parece a Vic le hacía mucha ilusión que los flashes brillaran por ella, pero la joven se llevó un serio rapapolvo por parte de su abuelo, Don Juan Carlos.

Según informaba el programa presentado por María Patiño, ‘Socialité‘, el emérito al descubrir que su nieta iba a acudir a este evento hizo una llamada a su nieta, dejando muy claro la situación. Don Juan Carlos le advirtió que para acudir a este tipo de evento tiene que tener siempre, expreso permiso de la Casa Real y de Zarzuela.

La gran bronca de Don Juan Carlos a su nieta, Victoria Federica