La Guardia Civil desmiente una información que dio ‘Viva la vida’ en exclusiva

La Guardia Civil desmiente una información que dio 'Viva la vida' en exclusiva

‘Viva la vida’ anunció en exclusiva que gracias a una denuncia del programa se había reabierto el ‘Caso Alcásser de Palencia’

Este pasado fin de semana ocurría algo en el programa ‘Viva la vida’, que dejaba a todos fuera de juego. El programa dio como una exclusiva que gracias a uno de sus reportajes, el caso de estas niñas de Alcàsser se había reabierto. No obstante, unas horas después de la noticia, ha sido la Guardia Civil la que ha salido a desmentir las informaciones del programa, negando cualquier tipo de cambio en el procedimiento.

Según el subdelegado de Gobierno en Palencia, Ángel Domingo Miguel, “para que se abra una investigación tiene que existir una orden judicial y esta tiene que estar justificada en indicios válidos, algo que no ha ocurrido”. De esta manera, desmiente rotundamente la información presentada por el programa de ‘Viva la vida’.

Un reportaje emitido el 21 de febrero habría ayudado a reabrir el caso

Según el programa, un reportaje suyo del 21 de febrero habría ayudado a reabrir este caso que conmocionó a todo un país. La periodista de ‘Viva la vida’ explicaba que el testimonio de una joven posiblemente podría haber cambiado la historia del caso de las niñas de Álcasser, dando lugar a su reapertura.

“Posiblemente aquel vídeo habría pasado sin pena ni gloria si no fuera porque una espectadora acudió a la Guardia Civil para denunciar que a ella y su amiga les ocurrió una situación parecida a la que vivieron estas chiquillas que, desafortunadamente, corrieron peor suerte”, explicaba la  periodista.

En dicho testimonio, la testigo cuenta que “cuando esperaban a coger un taxi para regresar a casa, un hombre se ofreció a llevarlas en su coche. Ya de camino, se dieron cuenta de que algo iba mal cuando comprobaron que se habían desviado de su destino. Una de ellas agarró el volante para dirigirse a la cuneta y, de este modo, abandonar el coche huyendo”.

Este testimonio había permitido investigar a una persona para saber si guarda relación con la desaparición de las jóvenes. Sin embargo esta información ha quedado en papel mojado tras las declaraciones de Ángel Miguel.

¿Qué ocurrió en el caso de ‘las niñas de Alcàsser de Palencia?

Virginia Guerrero Espejo y Manuela Torres Bouggefa son dos niñas de 13 y 14 años que desaparecieron el 23 de abril de 1992. Se habían escapado para ir de fiesta a Aguilar del Campoo hasta Reinosa, dos localidades a 32 kilómetros de distancia. Cogieron un tren y estuvieron en una discoteca durante tres horas, según reveló su amiga Alicia, que tenía pensado ir con ellas pero finalmente se quedó en casa.

A su regreso, las jóvenes hicieron autostop y según una testigo, las vio montarse en un Seat 127 blanco, que conducía un joven veinteañero. A partir de aquí, se les perdió la pista y nunca más se supo de ellas. Le habían dicho a sus padres que iban a un cumpleaños. Unos meses después, Miriam, Toñi y Desirée fueron asesinadas en la localidad valenciana de Alcàsser. Dos casos muy parecidos, que conmocionaron a la opinión pública.

La Guardia Civil desmiente una información que dio 'Viva la vida' en exclusiva