La historia de ‘Los tres mosqueteros’ y los demás gatos de John Lennon

John Lennon fue un apasionado de los gatos

John Lennon fue un apasionado de los gatos

John Lennon sentía una gran amor por los gatos desde su infancia. Llegó a tener 15 felinos, cada uno con una historia y un nombre peculiar. El primer gato que tuvo se llamó Elvis, en honor del Rey del Rock, a pesar de que se trataba de una gata.

Julia, la madre de John, era la dueña de Elvis, a quien ambos adoraban y en el que simbolizaron su amor por Presley.  Tich y Sam fueron un par de gatitos que también convivieron con Lennon durante su infancia en Liverpool, durante una etapa en la que acudía a la escuela de arte, entre 1957 y 1960.

Por su parte, Tim llegó a la vida del cantante ya entrando en la adolescencia y hasta sus 20 años. John encontró un gato rayado en la nieve y su tía Mimi le permitió quedárselo. El gato se convirtió en un miembro más de la familia y ni la fama pudo separarlo de él. Lennon solía llamar a su casa para saber cómo se encontraba Tim.

John Lennon fue un apasionado de los gatos

Cynthia, su mujer, también era una apasionada de los gatos.

John y su mujer Cynthia tuvieron dos gatos juntos. El primero, ‘Mimi’, fue bautizado con ese nombre por su tía y ‘Babaghi’. Llegaron a tener más de una decena. El gato ‘Jesús’ fue la encarnación de la controversial respuesta de 1966 de John: ‘Los Beatles son más grandes que Jesús’.

A mediados de los 70, John Lennon mantuvo un romance con su secretaria, que un día trajo una caja con seis gatitos. A pesar de querer resistirse, Lennon no pudo imponer su “no” rotundo y se quedaron con dos: Mayor y Menor.

Sal y Pimienta, los gatos que tuvo con Yoko

Sal y Pimienta fueron dos gatos, uno blanco y otro negro que Lennon tuvo con Yoko. Alice, fue otro de los gatos favoritos del hogar familiar. De hecho, Sean Lennon recuerda el día de su muerte como la única vez que vio a su padre llorar. Finalmente, Misha, Sasha y Charo: fueron los ‘Tres mosqueteros’ que acompañaron a John en sus últimos días. 

John Lennon fue un apasionado de los gatos