Kiko Matamoros ha sufrido una transformación radical a lo largo de sus años en la televisión, debido a las operaciones estéticas

Si por algo es conocido Kiko Matamoros es porque la polémica parece que le ha perseguido desde sus comienzos en televisión. Unos comienzos que no fueron nada fáciles, ya que por aquel entonces su hermano Coto Matamoros no se lo puso nada fácil. Antes de hacer su debut en televisión, Kiko tenía un aspecto radicalmente opuesto al que le conocemos en la actualidad.

De hecho si alguien nos enseñara una foto de ese joven con melena y un rostro aniñado, no se nos pasaría siquiera por la cabeza de que se trata del colaborador más polémico de ‘Sálvame‘. Fue en dicha época cuando conoció a la que fue su primera mujer y madre de Laura y Diego, Lucía e Irene Matamoros, la hermana de Mar Flores, Marian. Con ella estuvo casado desde 1984 hasta 1998, año en el que decía adiós a Marian para darle la bienvenida a su renovada soltería y a su incursión en Telecinco.

En 1999 debutaba en ‘Crónicas marcianas’, donde también trabajaba su hermano Coto. Curiosamente no se hacía llamar Kiko, sino Juan, y ya lucía una cabeza brillante y sin rastro de su melena de juventud. En 2002 era contratado como colaborador en el ya mítico ‘Salsa Rosa‘, hay que recordar que Kiko fue representante de celebridades como Carmina Ordóñez y esto le daba un estatus privilegiado a la hora de opinar sobre muchos temas de prensa rosa.

La impactante metamorfosis de Kiko Matamoros a lo largo de los años

2011, el año que Kiko Matamoros quiso parar el tiempo

En 2009 daba el pistoletazo de salida ‘Sálvame‘, pero no fue hasta dos años más tarde cuando decidía pasar por primera vez por quirófano para eliminar uno de sus rasgos que más odiaba: sus prominentes orejas. Makoke revelaba hace muy poco en ‘Viva la Vida’, que su entonces marido se había gastado la friolera de 45.000 euros en que sus orejas quedaran perfectas.

Un par de años más tarde, el famoso tertuliano decidía poner remedio al paso del tiempo en su rostro, con retoques en las ojeras, párpados, y alguna que otra arruga en su frente. En 2015 se atreve con una rinoplastia pare quitarse otro de sus grandes complejos, su nariz. Como esta experiencia le resultó muy gratificante, optó por realizarse un lifting para estirarse el rostro. Su nuevo aspecto fue el tema principal de un ‘Sálvame Deluxe‘ que fue un éxito en audiencia.

Sus últimos retoques se hacen virales

Hace muy poco y antes de tener que quedarse ingresado por una infección provocada por su última intervención, esta vez por salud, Kiko aparecía en el ‘Deluxe‘ de Mila Ximénez con el rostro totalmente hinchado, fruto de varias sesiones de ácido hialurónico de la mano de su nueva nuera, Carla Barber. La nueva cara de Kiko se hizo viral y fueron cientos los memes que circularon por redes sociales sin control.

Lo cierto es que la transformación de Kiko, que ahora cuenta con 63 años, ha sido brutal si vemos fotos del antes y del después. Algo que si nos queda claro es que el paso de los años es inevitable y está en nosotros aceptarlo y asumirlos, o tratar de ponerle freno, eso sí, sin obsesionarnos, ya que entonces sí que podríamos entrar en un bucle sin fin.