La indignación de la presentadora Patricia Pardo en ‘Ya es mediodía’ tras ver unas imágenes

La presentadora gallega muestra su enojo tras ver el comportamiento de unos ciudadanos en Madrid

Como cada año cuando llegan las vacaciones de verano, los presentadores y presentadoras estrellas de los programas de las cadenas de televisión son reemplazados por otros compañeros cuando se marchan de vacaciones.

Es el caso por ejemplo de Sonsoles Ónega de ‘Ya es mediodía‘, o Ana Rosa Quintana de ‘El programa de Ana Rosa’, en vacaciones ‘El programa del verano’. Ambos espacios los esta presentando en estos momentos la periodista y presentadora gallega, Patricia Pardo.

En el programa del pasado lunes, la presentadora nacida en Santiago de Compostela hablaba en la mesa de debate junto al equipo de colaboradores. sobre la trágica situación que están atravesando en estos momentos los ciudadanos del barrio de Usera en Madrid.

El barrio madrileño, es ahora mismo uno de los núcleos principales en toda Europa de casos del Covid-19. Desde hace un par de semanas, la proporción es de 585 casos por cada 100.000 habitantes.

Indignación ante las alucinantes declaraciones de un hombre que jugaba al ping pong

Hasta el bario madrileño se desplazó una de las reporteras del programa, con el objetivo de comprobar si los ciudadanos que residen allí están respetando las medidas de seguridad, y si se hace caso de las recomendaciones de la Comunidad de Madrid de quedarse en casa.

El reportaje cubierto por la reportera Inma Rivas, se pudo comprobar como había personas que tenían la mascarilla puesta pero bajada, y otras simplemente no la llevaban encima. Ademas no se respetaban la distancia de seguridad mínima requerida.

Pero la gota que colmó el vaso la protagonizó un hombre que esta jugando al ping pong. Desde el programa entrevistaron a este hombre, y en el estudio no salían de su asombro al escuchar sus declaraciones.

Este señor afirmó que no le gustaba la mascarilla, y que si podía no la llevaba. Ante esto, la reportera le indicó “Sabe que si usted se lo pasa, me está poniendo en peligro a mí”. La respuesta del hombre dejó a todos los presentes en el estudio alucinados, al responder que cuando él va a un comercio “se lava la boca con agua oxigenada para matar las bacterias”.

Cuando la reportera devolvió la conexión, una Patricia Pardo que no salía de su asombro, terminaba diciendo indignada: «¿Esto cómo se explica? Quiero ser libre, dice el señor. En el cementerio de la Almudena también había mucha gente libre, limpiándose con agua oxigenada la boca, ¿de verdad esto está pasando en España?”.