La irresponsabilidad de Justin Bieber con su mono capuchino, Mally

Justin Bieber fue acusado en 2017 de dejar abandonado en Alemania, a su precioso Mally, un precioso mono capuchino

Justin Bieber ahora es un adulto de 27 años, en teoría, responsable. Casado con la hija de Stephen Baldwin, Hailey, aún no ha logrado superar ciertas adicciones. De hecho, este mismo año trascendió a la prensa gracias al documental, Justin Bieber: Seasons, el infierno en el que se vio sumido, debido a la ingesta masiva de droga y todo tipo de estupefacientes.

Pero no sólo tiene que lidiar con su mochila de la adolescencia, sino que también ha tenido que trata diversos problemas mentales, y aprender a convivir con un dudoso diagnóstico médico: Enfermedad crónica de Lyme.

Él mismo lo confesaba el año pasado a través de su cuenta de Instagram, y también revelaba que la padecía desde hace más de 2 años. Se trata de una infección transmitida por la picadura de una garrapata, aunque muchos facultativos afirman que la enfermedad crónica de Lyme, no existe y se trata eficazmente con antibióticos, desapareciendo a los pocos días.

Justin Bieber deja en Alemania a su mono capuchino, OG Mally

Corría el año 2013 y Justin solo tenía 19 años, Justin se trasladaba a Alemania para dar un concierto. Lo hacía acompañado de su nueva mascota, regalo de cumpleaños, de la que presumió en sus redes sociales. Se trataba de un precioso ejemplar de mono capuchino, al que llamó OG Mally, pero su irresponsabilidad le costó que el pase germano se quedara con Mally para que pudiera ser cuidado de la mejor manera posible.

Justin, había aceptado este regalo de cumpleaños pero no haba asumido su responsabilidad como propietario de un animal exótico, a la hora de tenerlo vacunado y con los documentos específicos de tenencia responsable. Cuando las autoridades de aduanas de este país le solicitó todos los documentos relativos a Mally, Justin se encogió de hombros, pro los que el mono capuchino pasó a ser propiedad del gobierno teutón.

El famoso cantante canadiense tenía un tiempo para poder poner en orden todo lo relacionado a su nueva mascota y llevársela de vuelta a su casa, pero quizás entendió que no era los suficientemente responsable para tener a Mally, por lo que no lo reclamó. Justin prefirió no responder cuando la prensa lo acusó de abandonar a su suerte a su última mascota, pero quien sí se manifestó fue ministro alemán de Medio Ambiente, Peter Altmaier, quien quiso dejar claro que “los animales no son juguetes”

Maly se encuentra en un centro especializado en el cuidado de primates en Alemania, junto a otros ejemplares de su especie y sin temor a volver a ser abandonado por otra caprichosa estrella del pop sin muchas luces.