La maldición de los Onassis: suicidios, infidelidades, tragedias, divorcios

La familia Onassis ha estado marcada por la tragedia

El dinero no compra la felicidad pero ayuda mucho. Depende… Si te apellidas Onassis esta frase no funciona. Athina Onassis, la nieta del mágnate griego Aristóteles Onassis ha visto como su felicidad se truncaba por completo.

Tras once años de matrimonio con el jinete brasileño Doda Miranda, se separaba, y según publicaban entonces, la culpa la tuvo una infidelidad por parte de él. El padre de la joven, Thierry Roussel, experto en esas lides siempre desconfió de él. Hasta el punto de que no fue a la boda. Padre de una hija de una relación anterior Viviene, a quien Athina quiso como una hija, la maldición de los Onassis también cayó sobre él.

La actriz brasileña Cibele Dorsa, la madre de la niña, le dedicó estas durísimas palabras antes de quitare la vida después de que también lo hiciera su última pareja, el periodista Gilberto Scarpa:

De todos los hombres que pasaron por mí­, el que me hizo el peor mal fue sin duda Doda, el padre de mi hija, (…) Doda nunca se cansó de humillarme, nunca estuvo satisfecho. Es el peor hombre que he conocido en mi vida, un lobo con piel de cordero Doda. Que un dí­a Dios te perdone lo que hiciste conmigo, con Athina y con los niños, intenta ser alguien mejor. Pero tengo pena de Athina. ella nunca va a conocer a un hombre de verdad, el verdadero amor. Yo sufro, sin embargo, fui completamente feliz junto a Gilberto, un hombre de verdad, que siempre dio la cara, que no mentía, ni disimulaba, y así­ fue hasta el final. El saltó por vergúenza de haber sido vencido por las drogas… una pena. Quien debí­a matarse no se mató…”

María Callas, la soprano que trató de quitarse la vida en varias ocasiones

También, antes de morir de un infarto provocado por una enfermedad degenerativa, protagonizó intentos de suicidio la gran María Callas después de que su pareja, el mágnate naviero Aristóteles Onassis, abuelo de Athina, la dejara para unir su vida a la de Jackie Kennedy. Antes estuvo casado con Athina Livanos, madre de Cristina Onassis y Alexander. Athina, casada en terceras nupcias con el gran rival de su ex, Stavros Niarchos, murió por una sobredosis de barbitúricos después de la muerte de su hijo Alexander en accidente de avión.

Pero la tragedia llamaría una vez más a las puertas de esta familia, la hija de Athina y Aristóteles, Cristina Onassis, lo tenía, aparentemente, todo para ser feliz. Ninguno de sus tres maridos consiguió hacerle feliz, ni siquiera Thierrry Roussel, el padre de su única hija, Athina, con quien mantuvo una relación excelente tras divorciarse de él. Y ello a pesar de que el motivo para la ruptura fue el descubrimiento de que era padre de un niño fruto de su relación con una amante, la modelo sueca Marianne “Gaby” Landhage, con quien Thierry se casaría después.

Cristina Onassis, moría a los 37 años de edad, en extrañas circunstancias

El 19 de noviembre de 1988 a los 37 años, Cristina Onassis fue encontrada sin vida en la mansión de Buenos Aires donde vivía. Se especuló mucho sobre las causas de la muerte de una mujer obsesionada toda su vida con el peso, que ya había sido ingresada a la edad de treinta años en una clínica de rehabilitación por su adicción a los barbitúricos, las anfetaminas y las pastillas para dormir. Joaquín Sabina le dedicó un vídeo que resume muy bien su vida.

La autopsia realizada cuando murió no hayó evidencia de suicidio, sino de un ataque al corazón. Su hija recibió una fortuna en herencia de 250 millones de dólares, y el sobrenombre de “pobre niña rica” la persiguió desde entonces.

Se crió junto a sus hermanos Sandrine, Johanna y Erik, fruto de la relación de Thierrry con Gaby, su segunda esposa, la mujer que destrozó el matrimonio de sus padres, y al cumplir 18 años recibió el control de la mitad de su fortuna, sobre la que ahora tiene un control total. Algunos medios estiman su magnitud en 2,7 mil millones de dólares. Él ha manifestado que va a luchar por salvar su relación.