La nueva vida de Naiala Melo tras ganar ‘GH 8′: pareja italiana y cuarentena en Brasil

Naiala Melo saltó a la fama tras ganar una de las ediciones más peculiares de ‘Gran Hermano’

Naiala Melo se alzaba con el maletín de ‘Gran Hermano 8‘, en una de las ediciones más peculiares que se recuerdan de este reality. Personajes como Pulpillo o Dani ‘El Sucio‘, hicieron de esta edición algo muy especial. Pero no sólo por estos personajes, sino por la intensa relación que mantuvo Naiala con Dani López, quienes protagonizaron un edredoning de lo más tórrido.

Pero esta relación no duró mucho. Tras ganar ‘GH 8’ y acudir al plató, Naiala no tardó en percatarse de que quizás, su aventura con Dani había sido pasajera. Los vídeos en los que aparecían Dani despotricando de Naiala, pusieron el punto y final a este televisivo cuento de hadas.

Pero los años han pasado, nada menos que 14 años que se dicen pronto, y ahora Naiala tiene 36 años con un amplio bagaje a sus espaldas. Atrás quedaron sus ansias de convertirse en modelo, ahora vive de manera relajada, sin tratar de complicarse la existencia junto a su pareja, el italiano Michele Mustacchio, y junto a su perrita Noa.

La vida le asestaba un uso golpe, tras el fallecimiento de su perro Nano con 14 años de edad. Ella misma lloraba su pérdida en redes sociales, visiblemente destrozada: “Para mí él no era una simple mascota, era mi mejor amigo, mi alma gemela, mi protector, mi bebé, mi gordito… ¡Mi todo!” Ahora le queda su hermanita Noa, que ya cuenta con 13 años y de la que no se separa ni un instante para exprimir el tiempo que le quede a su lado.

Naiala Melo y Michele Mustacchio, cuarentena en Brasil

La pandemia de SARS CoV-2, ha puesto patas arriba la vida de muchísimas personas. Naiala también ha tenido que sufrir el impacto del virus, aunque de manera indirecta. La joven había decidió volver a Brasil, país de donde es oriunda, pero no lo ha hecho sola. Michele, que siente adoración por ella, la ha acompañado en esta aventura.

La ganadora de ‘Gran Hermano 8’ y Michele marcharon a Brasil para recalar en el lugar donde la joven nació. Concretamente en una idílica casa con jardín y al lado de la playa. Fue allí donde pasaron el confinamiento que se declaró en el país americano, pero no todo fue un camino de rosas. Según contaba ella misma, esta vivienda está muy lejos de centros hospitalarios por si alguno enfermaba, tenían muy difícil el poder ser atendido por sanitarios. Además, han sentido el rechazo de sus vecinos sólo por el hecho de haber venido desde España: “Somos la preocupación del pueblo, al venir desde España nos tratan como ‘apestados'”

Pero ya todo pasó y aunque la pandemia sigue su curso, es cuestión de tiempo que todos nos adáptenos a la nueva normalidad, para evitar los contagios y la propagación. Lo que si es cierto es que Naiala parece estar viviendo un maravilloso cuento de hadas, junto a Michele y a su perrita Noa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Naiala Melo (@naialam)