La verdad le explota en las narices a Dulceida y a Alba Paul

Aída Domenech, más conocida en redes como Dulceida, y su pareja, Alba Paul, decidían separarse hace unos días

Era uno de los matrimonios más bien avenidos en las redes. Alba Paul y Dulceida, cuyo nombre real es Aída Domenech, se habían convertido en la pareja perfecta. Jóvenes, guapas, y con un rotundo éxito en los negocios, eran todo un ejemplo para muchas parejas. Pero todo se acaba y nada es eterno. Era Aída quien anunciaba a través de un stories de Instagram, que habían decidido tomarse un mes separadas, para poder pensar mejor en su futuro.

Lo hacían porque los rumores sobre una ruptura, había estado sobrevolando durante meses, su matrimonio. Sus seguidores no cesaban de mandarle mensajes y comentarios, algunos más hirientes que otros, sobre esta relación que ya no se encontraba en su mejor momento.

Aída y Paul decidían que era hora de dar un paso adelante y aceptar lo inevitable: “Llevamos muchos días recibiendo comentarios con exigencias, comentarios muy feos que, en estos momentos, nos duelen. Hemos hablado y hemos decidido hacerlo así. Alba y yo no estamos pasando un buen momento en nuestra relación. Hemos decidido pasar este mes separadas. Yo voy a estar en Ibiza y ella va a hacer sus cosas. No sabemos qué va a pasar, creo que es algo muy nuestro y por eso os pido que, por favor, nos respetéis. Son momentos difíciles”

La mentira De Alba Paul y de Aída Domenech (Deulceida) les estalla en la cara

Pero si muchos ponían en duda la relación tan perfecta de Alba y Aída, ahora podría ser más cuestionadaS, debido a una información que Vanitatis ha publicado sobre la pareja. Esta relación comenzó hace 7 años y fue sellada con un idílico enlace que tuvo lugar en septiembre de 2016, en Sitges, concretamente en la cala Morisca, donde se dieron el ‘sí quiero’.

Pero Vanitatis, ha revelado cierta información que confirmaría que Alba y Aída nunca han estado casadas, al menos legalmente. Es decir, según la versión de esta famosa publicación, no pasaron por el Registro Civil para legalizar esta unión, por lo que fue un matrimonio que nunca llegó a ser tal. Según ambas jóvenes, lo fueron postergando hasta día de hoy, que justamente se han separado.

Muchos ya se están preguntando si lo tenían todo planeado, pero lo cierto es que ambas, a pesar de no haber formalizado esta boda, se sentían casadas y también sus familiares y amigos. Solo falta saber si ese mes separadas les hace ver que no pueden vivir la una sin la otra, y finalmente pasan por el registro para formalizar esta boda que tuvo lugar en 2016.