La verdad más incómoda por la que Gustavo González ha pedido perdón públicamente a Rocío Carrasco

Imagen Gustavo González y Rocío Carrasco

Gustavo González reconoce su error y pide perdón públicamente

Este pasado  jueves 6 de mayo, Gustavo González volvía al foco mediático después de que Rocío Carrasco lo volviera a nombrar en el documental y, no para bien. Desde el plató de ‘Sálvame’ y, ante la atenta mirada de sus compañeros, el paparazzi ha querido explicarse y responder a Rocío.

“Lo que yo tenía estaba tergiversado, fui honesto, me han manipulado y me han mentido, pedí sinceras disculpas y lo vuelvo a decir”, comentaba el paparazzi. Nos remontamos a los hechos acaecidos en el año 2012, cuando Rocío Flores denunció a su madre, Rocío Carrasco, y ésta tuvo que presentarse en la Comandancia de la Guardia Civil.

En ese momento, Gustavo habría recibido una información que le habría dicho que Rocío Carrasco saldría de su casa esposada, por lo que envió un fotógrafo sin saber con qué se iba a encontrar. En aquel momento, en un programa de televisión, el paparazzi contó que lo que había pasado fue “una discusión en el ámbito familiar” pero al revés de como realmente fue: “Me dijo que quien fue agredida era su hija”.

Según Gustavo, Antonio David Flores le había dicho que tenía la documentación que corroboraba la agresión de la madre a la hija, pero nunca se la envió, por lo que el paparazzi se siente “engañado”, pero el daño principal, que era tergiversar la información públicamente, ya estaba hecho. Y así, una vez más, se manchaba la imagen de Rocío Carrasco con una información no contrastada.

Rocío Carrasco citó a Gustavo González como el “brazo ejecutor” de Antonio David Flores

Este pasado miércoles, duranet la emisión del episodio noveno de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, Rocío Carrasco afirmó que Gustavo González fue “cómplice” en cierta manera de Antonio David Flores. Según Rocío Carrasco el ex Guardia Civil fue quien alertó al paparazzi el día que iba a declarar tras la acusación de maltrato de su hija.

Cuenta también, que el día que tuvo que presentarse para declarar, en el Cuartel de la Guardia Civil de San Agustín de Guadalix, había paparazzis escondidos en un coche a la puerta del cuartelillo. Se trataba de un fotógrafo que trabajaba para la agencia de Gustavo González. El  mismocolaborador de ‘Sálvame’ confesó que quien le avisó fue Antonio David Flores.

Objetivo del paparazzi: fotografiar a Rocío Carrasco esposada bajando de un coche de la Guardia Civil

Rocío cree que la verdadero intención era verla bajar de un coche de la Guardia Civil esposada. Sin embargo, se dieron cuenta de su presencia y un agente de la Benemerita procedió a su identificaron. “Lo primero que tiene que hacer es ser honesto y decir quién se lo dice y que esperaba fotografiar ese día”, reprochaba Rocío. “Él estaba esperando verme saliendo de un furgón de la guardia civil esposada, pero no sucedió”.

Pero el paparazzi todavía va más allá en este sucio juego.  Rocío narra que fue el propio Gustavo quien hizo las fotos el día que acudió al juzgado: “Él estaba por quien estaba y él fue cómplice de alguna manera de toda esa situación. Fue cómplice y estoy segura que sin saber la verdad, fue una marioneta más en todo esta tragedia”.

Imagen Gustavo González y Rocío Carrasco