La vida más ‘perruna y gatuna’ de Ainhoa Arteta y sus mascotas

Una pequeña comuna perruna y gatuna formada por cinco perros y dos gatos

Una pequeña comuna perruna y gatuna formada por cinco perros y dos gatos

Ainhoa Arteta no solo es una de nuestras sopranos  internacionales más celebres sino que también es Embajadora de la Marca España. La soprano no solo ha cautivado por su voz, también lo ha hecho por se una mujer fuerte que demuestra un profundo humanismo en todo lo que hace. Muy comprometida socialmente en causas como la lucha contra el cáncer y la pobreza infantil, también es una amante incondicional de los animales.

Se puede decir que la soprano vive en una divertida ‘comuna’ formada por ella sus cinco perros y dos gatos, casi todos adoptados. Asegura que desde pequeña, su padre siempre le inculcó a su hermano y a ella el respeto a los perros y gatos, algo que ella también transmite a sus hijos. “Siempre he tenido un perro en casa y no puedo prescindir de su cariño y de su entrega” asegura la cantante.

“Yo creo que hasta el día que me muera tendré perros y gatos a mi alrededor porque como decía antes, creo que es un cariño un amor y una compañía que cuando te acostumbras a ellos, pues no puedes dejar de tenerla”, confiesa de forma contundente Ainhoa a una entrevista a Aristopet.

Perros y gatos rescatados

Para Ainhoa, la vida en ‘comuna’ de sus mascotas es muy agradable porque “se llevan muy bien” y “se cuidan mucho”. Sobre Runa, deja claro que es un cruce de mastín que se lo regalaron porque “era muy grande y no la podían tener”. A Triana, la perra ‘sevillana’ la rescató de la Asociación de la Sonrisa Animal.

Sobre Lula, una Pomerania, matiza que la llamaron Lulaflores porque también es de Sevilla. Confiesa que tras fallecer su madre, su hija quería un perro y le compraron a Moco, que es un Carlino y lleva más de once años en el hogar.  El caso de Wiliam  es diferente porque fue un regalo de su profesora, y ya vino ‘bautizado’ con ese nombre.

Además tiene dos felinos, Shadow y Fígaro. “A Shadow la encontramos en un contenedor, se partió la cadera y lo ha pasado muy mal. Ahora ha sido mamá. La hemos tenido que hacer una cesárea por el problema de la cadera pero se encuentra muy bien. Y Fígaro, es sevillano y muy independiente”.

Una pequeña comuna perruna y gatuna formada por cinco perros y dos gatos