Las extrañas y divertidas manías de Alma Cortés, hija de Raquel Bollo

Alma Cortés Bollo, hija de la ex colaboradora de ‘Sálvame’, Raquel Bollo, ha vuelto con fuerza a la actividad en Instagram con unos divertidos stories

Alma Cortés. Bollo, la joven hija de la ex colaboradora de ‘Sálvame Diario’, Raquel Bollo, ha vuelto con ganas y con más fuerza que nunca a estar activa en su perfil de Instagram, donde ya acumula más de 164.000 seguidores. Una cifra que va en aumento debido a la gracia, desparpajo y cercanía con la que le habla a sus seguidores.

La joven se encuentra estudiando el Grado de Derecho en la Universidad de Sevilla, donde no le va nada mal. En un stories confesaba, muy sonriente, que había aprobado un examen muy importante para ella y que ya le quedaba menos para poder tener su título universitario.

Tras dar a luz a si primera hija, Jimena, la joven se volcó en su cuidado, pero nunca descuidó sus horas de estudio. Algo que le había prometido a su madre, Raquel, quien al enterarse de que estaba embarazada se le vino el mundo encima. La joven le prometió que aunque fuera madre muy joven, con solo 19 años, iba a continuar son sus estudios superiores y convertirse en licenciada en derecho, algo que por ahora está cumpliendo con creces.

 Alma Cortés revele en un stories sus extrañas y divertidas manías

Tras realiza sus ‘quehaceres‘ diarios por Sevilla, la joven volvía a casa y le proponía a sus seguidores que le comentaran cual eran sus manías más extrañas y absurdas. Pero primero fue ella quien confesó cuál era su manía más acusada y por la cual, en ocasiones, siente reparo:

«Yo voy a un bar y no puedo dejar que me sirvan la Coca Cola. Igual que en mi casa, tengo que ser yo. El otro día una chica ya me estaba sirviendo la Coca Cola y tuve que pedirle que parara» Pero el motivo revelado por la joven, nos dejaba aún más ojipláticos: «Tengo que servírmela muy muy despacio (..) para que no se me vaya ni una burbuja de gas y estén todas presentes»

Otras de las manías que ha reconocido tener tras leerla de una de sus seguidoras, es una de las clásicas, morderse las uñas, tender la ropa con las trabas del mismo color por prenda o por ejemplo, oler todos los alimentos y bebidas que vayamos a consumir.