Laura Matamoros muy criticada por sus palabras tras ganar 'Ven a cenar conmigo: Gourmet edition'

Laura Matamoros gana la ultima edición de ‘Ven a cenar conmigo” y en las redes se ceban con ella

La hija de Kiko Matamoros, Laura Matamoros (26 años), fue la ganadora ayer de la última edición del programa “Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition“. La influencer y ganadora de ‘GH VIP 4’ en 2016 se llevó el premio de 3.000 euros.

Laura era la anfitriona del programa, que contó con la presencia de Aless Gibaja, Francisco, Raquel Mosquera y Rosa López. La hija de Kiko había había afirmado de entrada  “no sé cocinar“, por lo que todo apuntaba a que no tendría opción al triunfo.

Sin embargo, y aunque era complicado superar a los anteriores, la joven acabó por alzarse con el triunfo en la novena y por ahora última edición de la versión con famosos del programa “Ven a cenar conmigo”. 

Recibió críticas en el primer plato por parte de Aless y Raquel. Sin embargo, si hubo coincidencia y aprobación en el segundo plato y en los postres. Todos coincidieron en definir a Laura como “una luchadora”.

Laura Matamoros muy criticada por sus palabras tras ganar 'Ven a cenar conmigo: Gourmet edition'

La hija del colaborador de televisión, muy emocionada por la victoria, dedicaba el triunfo a su hijo Matías. Sin embargo, la victoria y alegría de Laura contrastó con las numerosas críticas que la hija de Kiko recibió en las redes.

Muchos usuarios fueron muy críticos con Laura después de responder a una pregunta del cantante valenciano Francisco. Este le preguntó que significaba para ella su profesión de ‘influencer’.

Laura respondió que con ella influencia a muchas personas de diferentes edades. Tanto en su forma de vestir como en sus destinos de viaje. Pero lo que molestó a muchos usuarios de las redes, fue cuando habló de lo duro y complicado que es su trabajo.

Laura afirmó que su vida “no es una vida normal”. La joven indicó que estudió hasta Bachillerato. Luego trabajó en dos tiendas de ropa, en turnos de mañana y tarde, como administrativa e incluso en una clínica dental.

La hija de Kikó indicó que ser influencer es complicado y duro. Afirma que hay que estar siempre muy atento a las redes sociales. También que su apellido le ha beneficiado para aparecer en televisión, pero que en ocasiones ha sido “un peso” más que una ayuda.