Lola Mencía explica cuál es el principal motivo de su ex para no dejarle ver a su perro Horus

Lola asegura que Diego “lo manipula todo”

Tras la entrevista concedida por Diego Pérez en la que desmentía la versión contada por Lola sobre su reencuentro con su perro Horus, la ex superviviente ha querido responderle. Yo alucino contigo”, comenzaba diciendo Lola, que ha asegurado que en ningún momento fue a “molestar” a Diego y que el encuentro fue casual, pues ella sostiene que no fue a casa de su ex “a tocarle el timbre” para poder ver a Horus.

Lo manipulas todo de una manera que me parece brutal“, continua explicando la ex concursante de ‘La isla de las tentaciones’ y de ‘Supervivientes’, que también ha justificado el motivo que la llevó a llorar en Mtmad al relatar su reencuentro con el perro. “¿Cómo no voy a llorar? Claro que lloro, como lloraría cualquier persona que ve a su perro después de un año y pico sin verle, pues lógico […]

“Qué pesado con ‘La isla de las tentaciones’ y con yo lloraba allí y con que te fui infiel. Sí, lloré; sí, te fui infiel, ¿eso te da derecho de quitarle el derecho a tu perro de verme a mí, que le he criado y también es mío? Que esté a tu puñetero nombre no significa nada, ya lo dirá un juez”, ha comentado Lola.

Lola asegura que Diego le dijo a su abogada que no tenía “ningún problema” en dejar que visitase a su perro

“Con estos comentarios, ve todo el mundo que no me dejas ver a Horus por los puñeteros cuernos, pero tú también me los pusiste a mí con el puñetero videoclip”, comenta muy dolida la joven, que también ha dicho que si ella se encontrara por la calle con Iván Rubio, su ex más reciente, le dejaría compartir un rato con su perro: “Ni que fueras el único del mundo al que le han puesto los cuernos, a mí también me los han puesto y me han hecho daño […] Es como un matrimonio que se han puesto los cuernos, ¿por eso va a prohibirse ver a sus hijos?”.

Por último, Lola ha explicado que Diego le dijo a su abogada que no tenía “ningún problema” en dejar que su exnovia visitase a su perro, aunque rechazase la custodia compartida: “Ahora resulta que me encuentro contigo y con Horus y haces lo que sea para que Horus no pase ni un segundo más conmigo”; y ha asegurado que el otro gran perjudicado de esta situación, además de ella, es el perro: “Esa felicidad y ese derecho se lo has quitado tú”.