La alcachofa es un alimento rico en fibra dietética, bajo en calorías, diurético y con un alto poder de desintoxicación

Cuando hablamos de alimentos milagro, rápidamente nos viene a la cabeza la famosa alcachofa y todas sus dietas que fueron tendencia durante una época. ¿Quién no recuerda la famosa dieta de la alcachofa que hacía entonces Rocío Carrasco? En 2003 saltaba a los medios del momento, la famosa dieta de este cardo que tanto ha aportado a la gastronomía de nuestro país.

El reto de la alcachofa nos prometía adelgazar de manera rápida, y fue seguido por famosos como Lolita Flores, la mujer de Jesulín de Ubrique, María José Campanario, Rosario Mohedano, Vicky Martín Berrocal o Sofía Mazagatos entre muchas otras famosas.

Y es que la alcachofa no sólo tiene un sabor exquisito, sino que también aporta unos beneficios muy concretos a nuestro organismo, así como a nuestra piel. Además, la alcachofa ayuda a la formación de la bilis en el hígado por lo que ayuda en buena medida, a descomponer la grasa que hemos ingerido. Un gran coayudante de cualquier dieta de control de peso, o dieta sana que se precie.

Los grandes beneficios que la alcachofa nos aporta

La alcachofa en un alimento que en esta época del año podemos encontrar en todos los mercados, ya que es una verdura de temporada otoño-invierno. Tiene un alto contenido en agua, fibra e insulina, un alimento muy apropiado para favorecer la digestión, quemar grasas gracias al aumento de bilis en el hígado, y controlar el colesterol, una de las enfermedades cardiovasculares más comunes en la actualidad.

Si padeces de digestiones pesadas, no dudes en añadir la alcachofa a tu dieta diaria, o tomar una infusión de alcachofa tras las comidas, verás los beneficios de manera casi inmediata Al ser un alimento rico en agua, provoca que nos saciemos mucho antes por este motivo es tan usada en las dietas de adelgazamiento.