Christian, el hijo que tuvo con Sandra Domecq, falleció a los pocos días de nacer

A pesar de su gran sonrisa, Bertín Osborne ha vivido duros capítulos a lo largo de su vida, entre los que cuenta su permanencia en la cárcel, la muerte de un hijo y la de su madre. Pero sin duda, una de las confesiones que más sorprendieron de Bertín Osborne hace referencia a la juventud de Osborne:

“Hubo una época de la que me arrepiento muchísimo porque era alguien peligroso, me metieron a la cárcel por broncas y peleas en el Puerto de Santa María. Estuve tres días encerrado”, confesaba a Jesús Calleja cuando acudió como invitado a su programa, ‘Planeta Calleja’.

En 1977, Bertín Osborne se casa con tan solo 21 años con Sandra Domecq Williams, con quién tuvo cuatro hijos: Cristian, fallecido al mes de nacer, Alejandra, Eugenia y Claudia. El matrimonio se rompió de mutuo acuerdo en 1991 y su exmujer fallecía de un cáncer en el verano de 2004.

Precisamente al año de casarse tuvieron a su primer hijo Christian. Corría el año 1977 y Bertín Osborne tuvo vivió uno de los momentos más duros de su vida, pues el niño se moría en sus brazos a los pocos días de nacer en los pasillos del hospital de La Paz.

Los dramas que oculta Bertín Osborne detrás de su maravillosa sonrisa
A pesar de que estaban divorciados, Bertín y Sandra no dudaban en darse muestras de cariño en público

La muerte de Sandra Domecq, la madre de sus hijas

Sin duda alguna, la sonrisa que siempre muestra Bertín Osborne en su rostro, esconde una historia de dolor ante los designios que el destino quiso poner en su camino. Primero sufrió la terrible pérdida del hijo que tuvo con Sandra Domecq, tan solo un año después de haberse casado.

Posteriormente, la vida asestó a Bertín otro duro golpe con  la muerte de Sandra Domecq, la madre de sus hijas y a quien describe como “una persona espectacular y muy particular”. “De mi entorno, han muerto muchas personas que no tenían que haber muerto”, expresó Bertín según la cita de Lecturas.

Si ya fue es duro afrontar la muerte de un hijo, también lo fue la muerte de la que fue compañera de vida durante muchos años. Sandra Domecq y Bertín Osborne estuvieron casados muchos años, y fruto de dicho matrimonio nacieron tres hijas con las que Bertín tuvo que ejercer de padre y madre tras el fallecimiento de Sandra.

Para el presentador la muerte de Sandra fue un mazazo muy duro porque siempre conservaron la amistad que les unía. Le parece injusto que la enfermedad se la llevara con tan solo 51 años.

La dura pérdida de su madre

Bertín Osborne se enfrentó al fallecimiento de su madre, algo que le resultó bastante duro, y se lamenta de no haber podido estar más tiempo con ella. Todavía en la actualidad se emociona mucho cuando la recuerda, y asegura que lo hace a diario pues tiene una foto suya en la mesita de noche a la que acude cuando quiere recordarla. María Teresa falleció víctima de un cáncer.

Los dramas que oculta Bertín Osborne detrás de su maravillosa sonrisa