Los efectos de la Menstruación y menopausia: Síntomas que se notan en la piel

Tanto en la etapa menopáusica como en etapa fértil de la menstruación, la mujer sufre unos efectos y síntomas que afectan a la piel. Conoce cuáles son y cómo ponerles remedio

A lo largo de la vida la mujer pasa por múltiples cambios hormonales. Etapas, especialmente durante la menstruación y la menopausia, en la que esos ciclos afectan diversos aspectos del cuerpo. Efectos que también se notan en la piel. Por ello hay que librarse de los tapujos para conocer cómo cuidarnos durante esos periodos. Las primeras variaciones llegan durante las primeras reglas en la adolescencia.

El ciclo suele durar de media 28 días, divididos en tres fases: la fase folicular, unos 13 días en los que el óvulo se desarrolla en el interior del folículo del ovario; el tiempo de ovulación, entorno al día 14 del ciclo; y la fase lútea, que se mantiene hasta aproximadamente el día anterior al siguiente periodo. Precisamente, en esa fase lútea, es donde se encuentran los mayores problemas de acné relacionados con este aspecto.

Añade un extra de hidratación

Los dermatólogos explican que se produce un desequilibrio hormonal provocado por la brusca reducción de estrógenos. Unos efectos secundarios que se pueden minimizar con el cuidado adecuado. Por ejemplo, si tienes la piel grasa potenciando la limpieza diaria como Kendall Jenner. Además de apostar por secar y desinfectar los granitos con productos naturales como el árbol de té.

Sin embargo, si la piel tiene una tendencia seca o deshidratada, los cambios del ciclo menstrual potenciaran ese problema. Por lo que los expertos aconsejan utilizar una crema más nutritiva. Además de prevenir la aparición de rojeces, podrías tener la dermis más sensible, evitando los productos con ácidos como sérums o mascarillas.

¿Cómo mimar tu piel durante la menopausia?

Una rutina específica adaptada al momento del ciclo menstrual que de nuevo habrá que variar con la llegada de la menopausia. A los cambios típicos de esta etapa habrá que sumar un cuidado concreto para la piel más madura. El afinamiento, las alteraciones pigmentarias o la perdida de elasticidad y luminosidad son algunas de sus consecuencias más normales.

Sin olvidar que durante la menopausia es muy común tener de nuevo brotes de acné. El descenso de los estrógenos y las progesterona da lugar a desequilibrios hormonales que pueden provocar la activación de la glándula sebácea. Por ello hay buscar siempre un tratamiento específico para la mujer durante la menopausia que tenga propiedades como la molécula proxylane y el ácido hialurónico mejora la densidad y la firmeza.