© Casa de Su Majestad el Rey / Sylvia Polakov Fotografía oficial de S.M. la Reina/ Madrid, 10.05.2012

No come ningun tipo de carne a excepción del pescado, lleva una dieta ovolactovegetariana

Doña Sofía lleva su alimentación a raja tabla. No ha vuelto a probar la carne desde que murió su padre, el Rey Pablo de Grecia, el 6 de marzo de 1964 de un cáncer de estómago, un hecho que la dejó marcada.

Doña Sofía  prometió en el lecho de muerte de su padre no volver a comer carne y, desde entonces, lleva a rajatabla una dieta ovolactovegetariana, en la que predominan las verduras, siendo sus platos favoritos la menestra y la quinoa, aunque tampoco bebe alcohol, que sustituye por zumos de fruta.

Sus creencias religiosas siguen la línea budista y le atrae lo esotérico

Se puede decir, que Doña Sofía es una mujer muy espiritual, a quien le atrae todo lo esotérico, sea quiromancia, ovnis, ocultismo o levitación, y sus creencias religiosas están en la línea budista, pero es bastante ecléctica, si va a una iglesia católica reza y, si va a un templo de Buda, pone una varita de incienso“.

Su afición por lo “alternativo” es un estilo de vida que heredó de su madre Federica. Una mujer tan infundida por el budismo que decidió instalarse una larga temporada con su hija Irene en la localidad hindú de Madras para empaparse de esta filosofía con el maestro Mahadevan.

Doña Sofia también muestra mucho interés por un sistema médico ancestral de La India, el Ayurveda, que incluye una guía de alimentación y comportamientos adecuados que repercuten tanto en el cuerpo, como en el bienestar mental y emocional.

Es muy amante de los animales

A Doña Sofía le encantan los animales. Todos recordamos aquella foto de la reina emérita con un bebé de oso panda en sus brazos. Su afición a los animales la ha llevado a adoptar perros, que siempre están presentes por los jardines de todas sus residencias.

También la hemos podido ver en sueltas de tortugas, bautizos de burros e incluso viajó hasta China para visitar a los osos pandas, haciendo así una nueva incorporación de una pareja al Zoo de Madrid.

Doña Sofía con un bebé de oso panda

Una historia de amor marcada por el desamor

De su matrimonio con Juan Carlos I de Borbón nacieron sus tres hijos, Elena el 20 de diciembre de 1963, Cristina en el 1965 y Felipe en 1968. Ante los supuestos deslices de de Juan Carlos de Borbón durante su matrimonio y los rumores de ruptura o divorcio, Doña Sofía ha sabido simpre mantener  el tipo delante de todos y hacer ver que su vida era un camino de rosas.

La familia Real en el año 1979

Son algunos los rumores que afirman que durante una de las crisis de la pareja, Doña Sofía se marchó a Inglaterra para intentar poner distancia y poder pensar con claridad, pero que,  finalmente regresó de nuevo junto a su marido para continuar con su deber con España.

Tras la muerte de Francisco Franco, el 20 de noviembre de 1975, se produjo la ceremonia en la que se coronó a Juan Carlos I, en la que Doña Sofía permaneció junto a su marido en todo momento.

Son muchas las habladurías que dicen que duermen separados desde hace años y de que la Reina Sofía no le ha perdonado los supuestos devaneos sexuales, algo que no se sabe con certeza.

Lo que si vemos es que en estos los últimos años se les ve más unidos que nunca y acuden a muchos actos oficiales. Sofía desde que es considerada Reina Emérita tiene una agenda mucho más apretada que su esposo.

Don Juan Carlos I y Doña Sofía de Grecia

Otras singularidades que no te imaginas

Al igual que todas la personas, Doña Sofía tiene sus manías, es una mujer de costumbres y de rutinas.  Prueba de ello es su peinado, el cual no ha variado en todos estos años. La hemos visto siempre con este peinado corto marcado con ondas laterales que la caracteriza.

Es una apasionada del deporte. En su juventud practicó el esquí y equitación. Como curiosidad, la Reina Sofía estuvo de suplente en la selección griega de los Juegos Olímpicos de Roma del año 1960. Hoy en día sigue realizando deporte, pero más acorde con su edad unido a largos paseos.

Doña Sofía tiene un preparador físico, pero no hace gimnasia, sino que practica Pilates, sesiones que complementa en un centro fuera de Zarzuela.

Su formación académica supera a la del Rey Juan Carlos I. Ella estudió Bellas Artes y Arqueología en Atenas. Adora a los niños y lo ha demostrado durante toda su vida,  lo que la llevó tambien a estudiar puericultura.

Es capaz de hablar cinco idiomas. Muy amante de la música clásica,  que ha inculcado, sobre todo, a su nieta la Princesa Leonor.  Inauguró la Fundación Doña Sofía el 17 de mayo de 1977, la misma que se montó con un dinero que ella misma cedió para el estudio del Alzheimer. Ha estado implicada en la lucha contra las drogas con la FAD y es asidua todos los años a Nuevo Futuro, un rastrillo solidario que se hace en noviembre en Madrid.

La reina Sofía disfruta con sus hijas y sus nietos de un partido solidario en el año 2010