Victoria Federica ha dejado atrás su etapa de adolescente, cosa que parece que la Infanta Elena no  lleva muy bien

Victoria Federica no deja de ser noticia, y es que la hija de la Infanta Elena, quiere vivir como cualquier chica de su edad, pero ser miembro de la Casa Real no es nada compatible. Cada día que pasa son más las desavenencias con su madre, que en ocasiones hasta lo hacen en público, casi sin darse cuenta.

Hace poco Victoria protagonizaba un pequeño rifirrafe en público con su madre. La Infanta Elena y su hija acudían a un concierto del grupo de flamenco ‘Siempre Así’, en el Teatro Real. El grupo estuvo acompañado por el grupo sinfónico de Málaga, he hizo las delicias de los presentes con su estilo.

La joven y s madre estaban subiendo una escalera, cuando la infanta se percató que el sujetador de su hija era algo visible. Por lo que se lo escondió con un movimiento brusco que hizo que Victoria se girara hacia ella con cara de pocos a amigos. Su madre le advertía enfadada: “Vas enseñando el sujetador“.

Hay que entender que la infanta está más acostumbrada al protocolo de la Casa Real, mientras que la joven que hace poco cumplía 19 años, parece tomarse la vida de una forma más relajada y sin importarle el ‘qué dirán’

Victoria Federica: dos tatuajes en sendas muñecas y otro que es un misterio

Aunque los tatuajes que luce Victoria son pequeños y minimalistas, no estamos acostumbrados a ver miembros de la Casa Real com este tipo de modificación estética. Uno de los primeros tatuajes que se le pudo ver a la joven es un pequeña concha que luce en su muñeca izquierda.

Mientras que en su ultima salida pública on su madre en el Teatro Real, comprobamos que se ha hecho otro en la muñeca izquierda: unos símbolos que bien podrían ser runas o simplemente flechas.

EL tercer tatuaje es todo un misterio pero sí ha trascendido que podrían ser tres puntos suspensivos.

Los tatuajes no es lo único que Victoria lleva en su cuerpo a modo de rebeldía. También tiene piercings en su oreja, que aunque son discretos, los luce con mucho estilo.