Claves para lucir unos labios perfectos y con volumen

Lograr unos labios perfectos, con volumen y con aspecto jugoso, con unos simples consejos que te ayudarán a que siempre presenten un aspecto cuidado. Si hay una parte del rostro que sea sinónimo de seducción, dejando a un lado la mirada, son sin duda los labios.

¿Qué mujer no sueña con unos labios perfectos? Jugosos, con volumen, perfectamente definidos e hidratados. Los labios tienen mucho que decir en las relaciones sociales: no solo es en lo que más se fija la gente mientras hablamos, sino que, además, son capaces de transmitir emociones, estados de ánimo…

Por eso hoy te vamos a dar una serie de claves para unos labios perfectos que funcionan, y así evitar que tengan un aspecto descuidado, con pieles y ásperos.

Hidratar al máximo

Tanto en verano, cuando el sol, el cloro o la sal los resecan y hacen que su delicada piel se resienta, como en invierno, que tienen que lidiar con las bajas temperaturas, el viento, la sequedad extrema que provocan las calefacciones… la hidratación es el pilar fundamental para unos labios suaves, lisos y sanos.

Exfoliar a demanda

Por lo menos, una vez cada 10-15 días. Aunque la piel (también la de los labios) tiene sus propios mecanismos de renovación, no son suficientes, y es necesaria una ayuda extra para mantenerlos bonitos y cuidados.

Si quieres unos labios perfectos acostúmbrate a exfoliarlos regularmente, o bien con un exfoliante específico o, por lo menos, con un cepillo de dientes suave humedecido. Siempre, después de exfoliar, aplica un bálsamo que hidrate y nutra profundamente. Así, además, te librarás de los antiestéticos pellejitos (que, por cierto, nunca hay que morder ni arrancar).

Maquillar a medida

No porque un color sea tendencia tienes que llevarlo. Elige tonos de labiales que combinen bien tanto con tu tono natural de labios como con el de tu piel, y cuidado con los mates: si quieres unos labios perfectos y los tuyos tienden a resecarse, el mate no es tu mejor opción. Si te gusta perfilarlos, acostúmbrate a calentar siempre la punta del perfilador antes de aplicarlo con la yema de los dedos.