La artista andaluza ofrece un duro testimonio en ‘Sábado Deluxe’ en su regreso ante las cámaras

La cantante y actriz sevillana María Jiménez (69 años) reapareció en televisión ayer en el programa ‘Sábado Deluxe‘. Lo hacía después de recibir el alta médica hace pocas semanas, tras pasar dos meses y medio ingresada en el hospital.

La artista andaluza estuvo casi dos meses en la UCI en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, luchando entre la vida y la muerte. Ahora, casi dos meses después de recibir el alta médica, la artista volvía a la televisión para ofrecer un duro testimonio de esa experiencia.

Muy recuperada de su enfermedad y llena de energía y vitalidad, María ofreció en su  entrevista con Jorge Javier Vázquez muchos detalles de como vivió y superó su enfermedad, y de como se encontraba en este momento.

La artista andaluza quiso ante todo dar las gracias por el “cariño” que ha recibido desde todos los puntos de España. También agradeció el esfuerzo de los médicos que le atendieron en Sevilla y en Cádiz.

María Jiménez reaparece en televisión y relata como llegó muerta al hospital y resucitó

Con la fortaleza que siempre le ha caracterizado y su habitual buen humor, la artista sevillana afirmó que a pesar de haber estado varias semanas en la UCI, nunca se sintió cerca de la muerte:

“Yo no he tenido la sensación de que me podía morir. Después de la muerte hay otro cachondeo. Esto no acaba aquí, esto lo tengo muy claro”.

A continuación la cantante comenzó a relatar como se inició todo. María comentó que, después de varios días sin poder ir al baño por un “problema de tripa”, decidió llamar a su hijo para que le acompañará al médico.

Allí le dijeron que tenía que ser operada: “Me dijeron que me iba a operar del colon, pero cáncer no tenía (…) era una pelota muy gorda pegada al ovario”.

María Jiménez reaparece en televisión y relata como llegó muerta al hospital y resucitó

Lo que más siente es el sufrimiento de su familia

La veterana artista andaluza confesó que tanto su familia como los médicos le indicaron que llegaron a temer por su vida, que había padecido un virus que cogió en el quirófano y que había estado en coma varias semanas.

Sin embargo, mientras relataba su permanencia en el hospital, María afirmaba “Me metieron muerta y he resucitado”. La cantante afirmó que lo que más sentía era el sufrimiento de su familia durante el tiempo que ella estuvo en coma, especialmente su hijo Alejandro Sancho.

La artista afirmó que cuando despertó del coma vio a su hermana y a su hijo llorando. María indicó que aunque esta bastante recuperada, aún tiene un hormigueo en una pierna.