María José Campanario

La esposa del torero Jesulin de Ubrique vive el confinamiento incluso a distancia de su familia

Desde que se decretase el estado de alarma en España el pasado 14 de marzo, los ciudadanos han permanecido confinados en sus casas para evitar que la pandemia del coronavirus se extienda aún más de lo que ya lo ha hecho.

Esta situación ha provocado que hombres, mujeres y niños deban pasar esta cuarentena en sus domicilios, y que se hayan tomado una serie de medidas de prevención e higiene para luchar contra el Covid-19.

Uno de los personajes mediáticos que esta pasando esta cuarentena en su domicilio es María José Campanario, esposa del torero Jesulín de Ubrique. María José esta confinada con su marido y con sus hijos.

Sin embargo la odontologa ha ido aún más lejos en ese aislamiento, al decidir permanecer alejada de su esposo y de sus hijos dentro de la propia casa. Existe el temor de que se la pueda contagiar, pero también hay preocupación en su entorno.

Preocupación en el entorno familiar de María José por sus últimas publicaciones

Poco antes del estallido de la pandemia del coronavirus en España, María José visitaba frecuentemente el hospital aquejada de fuertes dolores. Por ese motivo y, teniendo en cuenta lo que está pasando en los hospitales desde que estalló la crisis sanitaria, hay temor de que tenga que regresar por alguna recaída.

Ese es el motivo por el que María José ha decidido aislarse de su propia familia, aunque tal y como confirmó un amigo de la familia al portal JALEOS, lo lleva muy mal por no poder abrazar a sus hijos y solo poder “verlos desde la distancia”.

Sin embargo también existe preocupación en el entorno familiar de María José Campanario, a raíz de sus últimas publicaciones en las redes sociales. donde la odontologa habla de sexo o de como utilizar juguetes sexuales.

Esto podría considerarse algo normal en los tiempos que corre, aunque es algo extraño  en ella ya que “María José, en su día a día, es alguien bastante pudorosa en esas cuestiones”.