María Teresa Campos emprenderá acciones judiciales contra aquellos que la critican

La periodista de 78 años esta muy harta de que se critique su relación con el humorista Edmundo Arrocet

La veterana periodista malagueña (nacida en Tetuán) María Teresa Campos, ha decidido emprender acciones judiciales contra todos aquellos que alimenten los rumores y las críticas sobre su relación con el humorista Edmundo “Bigote” Arrocet.

Desde que la periodista y el humorista empezaron su idilio hace un lustro, muchos han criticado esa relación. También afirmaban que no durarían demasiado. Frente a viento y marea, la pareja se ha enfrentado -sobre todo en los últimos meses- a muchas críticas.

Desde presuntas infidelidades del humorista, pasando por crisis sentimentales en la pareja, el episodio de la venta de la casa de María Teresa o un seguimiento especial de Bigote Arrocet en sus viajes a Chile para investigar al humorista.

A todo esto se suman ataques directos a la matriarca de las Campos, como por ejemplo el periodista y colaborador Víctor Sandoval, quien revelaba recientemente porque no puede ver ni de lejos a la veterana periodista.

María Teresa Campos emprenderá acciones judiciales contra aquellos que la critican

En definitiva, un aluvión constante de rumores y críticas. La mayor parte de ellas procede sobre todo de la “antigua casa” de María Teresa, la cadena Telecinco.

La cadena de Fuencarral mantiene abierta una crisis constante con la periodista y presentadora. Esta se desató cuando Mediaset decidió a comienzos de marzo de este año no renovar el contrato a la malagueña.

Cansada de todos lo rumores y críticas que surgen sobre su relación con Bigote, María Teresa ha decidido dar un paso al frente. Ha decidido tomar acciones judiciales contra todos los que continúen con ellas.

Tal y como afirma el periodista gallego Jesús Mariñas (76 años) en el periódico La Razón, la veterana periodista se centra sobre todo en los que alimentan ese tipo de rumores:

“No voy contra las revistas sino para castigar a los que dan pábulo a este tipo de rumores. Ya está bien, se me acabó la paciencia. Aunque Edmundo los minimiza y me dice que ría y los eche a la espalda. No conduce a nada que lo pases mal”.