Miguel Ángel Valero: De dar vida a ‘Piraña’ en ‘Verano Azul’, a Ingeniero de Telecomunicaciones de éxito

Miguel Ángel Valero, dio vida al famoso ‘Piraña’ en ‘Verano Azul’

La vida de Miguel Ángel Valero, el joven actor que dio vida al Piraña en la famosa serie ‘Verano Azul‘, ha dado un vuelco de 180 grados. Si siendo aún un niño entraba en nuestros hogares cada días a través de la mítica serie de Antonio Mercero, hoy ya no tiene nada que ver con la industria del entretenimiento y se ha convertido en un auténtico profesional de la Ingeniería de Telecomunicaciones.

Con 49 años, Miguel Ángel se ha consagrado en su profesión como Ingeniero, y José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, apostaba por él para dirigir y tener a su cargo a 6 personas, en la Oficina para la Accesibilidad del Ayuntamiento de Madrid. Tras aceptar esta jugosa oferta, Miguel Ángel volvía a ser noticia un año más tarde, tras dimitir por voluntad propia de este cargo para volver a centrarse en su faceta de profesor de Universidad.

El País’ se hacía eco de esta renuncia, y aunque las razones se desconocen, ya se sabe que Miguel Ángel, recuperará su plaza como funcionario docente en la Universidad Politécnica de Madrid. Pero éste no ha sido su único cargo importante como Ingeniero. Valero se puso al frente del Centro de Referencia Estatal para la Autonomía Personal, perteneciente al Ministerio de Sanidad, para poder acondicionar y mejorar, las infraestructuras de las telecomunicaciones.

La infancia de Miguel Ángel Valero, marcada por su papel de ‘El Piraña’ en ‘Verano Azul’

Verano Azul‘ se convirtió en toda un clásico y un referente de la década de los 80. Rodada en el idílica localidad llamada Nerja, en Almería, dejó momentos tan entrañables e inolvidables como la muerte del personaje más querido de la serie, Chanquete.

Miguel Ángel Valero daba Vida al intrépido Piraña, otro de los personajes que más se recuerdan de esta serie, cuya sintonía, que tenía como protagonista los silbidos, ya forma parte de la infancia de muchos.Tras varios intentos de seguir en is industria del espectáculo apareciendo en dos películas, ‘Padre no hay más que dos’ y ‘Chispita y sus gorilas’, el joven actor dejó de lado su faceta interpretativa para centrarse en otras de sus grandes pasiones: la ingeniería.

En 1995 y tas finalizar sus estudios universitario con excelentes notas, realiza un ambicioso proyecto de fin de carrera, centrándose en ayudar a los niños discapacitados alto riesgo del Hospital Clínico de Madrid, mediante sistemas de información para la detección precoz.