La colaboradora de televisión se había guardado su opinión sobre la ruptura entre el torero y Paloma Cuevas

La ruptura durante este último verano entre el torero Enrique Ponce y la empresaria Paloma Cuevas, sigue dando mucho que hablar en los medios dedicados a la crónica social y prensa rosa.

Tras 24 años casados, el diestro valenciano de 48 años y la empresaria cordobesa de 47 anunciaban a través de un comunicado que ponían fin a su matrimonio, y que su divorcio ya se estaba tramitando.

La noticia caía en aquel instante como una bomba. Hasta ese momento, el matrimonio que formaban el torero y la empresaria era considerado uno de los más sólidos del mundo mediático español.

En aquel momento fuentes cercanas al entorno de la pareja afirmaron que no existía una tercera persona. Sin embargo, varios medios ya especulaban con la posibilidad de que el diestro de Chiva (Valencia) tenía nueva relación.

Poco después de ese comunicado, se reveló que Ponce había iniciado una relación sentimental con una joven estudiante de derecho de 22 años llamada Ana Soria.

Mila Ximénez contundente contra el torero valenciano

Pero como indicamos, la ruptura entre Ponce y Cuevas aún sigue dando que hablar. Precisamente una de las colaboradoras del programa de Telecinco, Mila Ximénez, conoce muy bien desde hace años al torero y a la empresaria.

Por ese motivo quizás, Mila ha preferido esperar hasta ayer para dar su opinión en ‘Sálvame‘ sobre la ruptura. La colaboradora de televisión ha sido muy dura con uno de los integrantes del ex matrimonio, el torero valenciano.

La ex del tenista Manuel Santana afirmó que no lograba entender el enfado del diestro después de que le sacaran fotografías junto a su nueva pareja, cuando no le ha importado exhibir su amor sin ningún filtro en los últimos meses.

Pero Mila Ximénez fue aún mas allá arremetiendo de forma contundente contra Enrique Ponce, al que definió como un “ser deleznable”: “La humillación innecesaria a Paloma me parece de un ser deleznable en cuanto al comportamiento”.

La colaboradora sevillana cree que el diestro tiene todo el derecho a enamorarse y separarse. Sin embargo piensa que eso se puede hacer bien, mal o regular, y que Paloma Cuevas no merece un trato así.