Mirada de infarto: Cómo hacer un delineado o eyeliner paso a paso

Cómo realizar un delineado o eyeliner, paso a paso y lucir una mirada arrebatadora

Dependiendo de la forma de tus ojos, puedes hacer un trazo u otro y conseguir la mirada profunda y atrevida que andabas buscando. A lo largo de la historia, muchas celebrities han sabido explotar al máximo el delineador de ojos, Convirtiéndose en verdaderos ejemplos de belleza con sus miradas provocativas. Así, podemos citar como ejemplo a Marlene Dietrich, Greta Garbo, Marilyn Monroe o, incluso, Audrey Hepburn.

Es un buen aliado para disimular la línea de las pestañas postizas, para agrandar la mirada e incluso para darle un toque más rebelde a tu rostro. En esta línea, si hablamos de rebeldía, no podemos olvidar a la famosa cantante Amy Winehouse, quien elevará la moda del rabillo de ojos al máximo exponente.

El eyeliner siempre ha sido un clásico para agrandar la mirada. Fino, grueso, invisible, en negro o de colores para las más atrevidas, es clave en el maquillaje de noche y buen aliado en los looks de día.

Sin duda, el delineador es la prolongación de nuestro estilo, define y embellece la mirada como ningún otro producto de maquillaje. Nunca pasa de moda, siendo un básico de nuestro estuche de maquillaje que puede salvarnos en cualquier ocasión. Lo único relevante es saber cuál es el diseño que más se adapta a ti y, en función de eso, saber aplicarlo. Por esto, te acercamos algunos estilos y formas, para que conozcas algunas opciones y puedas llevarlas a cabo.

Diferentes formas de aplicar el eyeliner

Existen numerosos tipos de trazos, por eso nosotros te mostramos los más comunes y sencillos para ayudarte en tu elección.

Trazo fino: Apoya el lápiz a ras de las pestañas y traza una línea fina y ligeramente curva. Para dar una mayor definición. Puedes practicar el el tighlining pintando con tu lápiz negro o eyeliner la línea de agua del párpado superior para un acabado perfecto. Así abrirás la mirada como si no fueras maquillada.

Trazo grueso. Si prefieres un aspecto más rebelde y rockero dibuja la raya con el eyeliner a ras de las pestañas y aumenta su grosor con una segunda pasada para conseguir la mirada de lass cantantes Adele o Taylor Swift.

Como una ola. Para conseguirlo dibuja a ras de las pestañas y al final del ojo continúa hacia arriba con una ligera curva. Haz un segundo trazo para conseguir mayor grosor y al llegar a la unión con el primero continua con un rabillo redondeado. ¡Te dará mucha vitalidad a tu mirada!

Arriba y abajo, por dentro y por fuera. Un delineado de ojos que inunda la línea de agua consiguiendo un resultado de lo más elegante, sin rabillo. Te recomendamos un eyeliner a prueba de agua, lágrimas y sudor que asegure un acabado resistente. Ya que, con cualquier emoción podrías hacer que se extendiese hacia las ojeras. Este trazo es ideal para dar profundidad, no recomendado para ojos pequeños.

Con rabillo. Sólo por fuera, sin línea de agua para conseguir una mirada sensual de media ala. Delinea el párpado superior sin tocar el lagrimal y al llegar al ángulo exterior continúa recto lo que consideres. Además, puedes completarlo con una línea desde la mitad del párpado inferior hasta la unión con el rabillo. De esta forma, conseguirás agrandar los ojos y redondearlos.

Con elevación. Enmarca la mirada, por dentro y por fuera al completo proyectando el trazo inferior hacia arriba. Recomendado para ojos pequeños y/o redondos, pues te dará más forma de almendra. Recuerda, aplica el eyeliner antes de la máscara, pero después de la sombra.

Los trucos que nunca fallan

  1. Si quieres agrandar el ojo, te proponemos que no te centres tanto en el negro. Si aplicas un toque de color blanco en el lagrimal conseguirás agrandar la mirada en gran medida.
  2. Procura aplicar el delineador de fuera hacia dentro. Dibuja con el lápiz hacia el interior de tu ojo y no viceversa.
  3. Aplica una fina capa de base o polvos antes de aplicar el eyeliner para que este permanezca en su sitio.
  4. Si quieres que dure más, aplica una sombra de ojos del mismo tono. Primero dibuja la línea con el eyeliner y a continuación, aplica un ligero toque de sombra. (Si te has salido un poco, aplica un lápiz en tono crudo y no tendrás que empezar de nuevo).
  5. A la hora de desmaquillar Utiliza siempre un desmaquillante específico para ojos, y aplícalo con cuidado para no dañar las pestañas, sin frotar ni restregar el párpado.