Mónica Hoyos era la última expulsada de ‘Supervivientes 2019’, pero su salida no podía haber sido peor

Mónica Hoyos se convirtió en la última concursante expulsada de ‘Supervivientes 2019‘, pero su salida del concurso no fue un ejemplo de compañerismo, más bien una pataleta en toda regla. A la peruana no le sentó nada bien quedarse a las puertas de la final del reality de supervivencia y la pagó con Fabio, quien consiguió alzarse y asegurarse un puesto en la gran final.

Fabio es uno de los cuatro finalistas, y cuando conoció la noticia, el argentino lo celebró de una manera eufórica junto a Mahi Masegosa. Esta felicidad contrataba con el abatimiento de Mónica Hoyos porque se convertía en la última expulsada del programa, con el consiguiente cabreo por quedarse a las puertas de la final.

Los cuatro finalistas, Omar Montes, Fabio Colloricchio, Albert Rodríguez y Mahi Masegosa, se disputarán el galardón de Superviviente 2019, tras un concurso lleno de abandono y altibajos.

Mónica Hoyos, un concurso empañado con una pataleta

Mientras que Fabio celebrada muy eufórico su llegada a la gran final, una tristísima Mónica abrazaba desolada a Lara Álvarez. Pero la cara de la modelo y presentadora peruana se transformó en rabia (y envidia) al ver a Fabio celebrar ser finalista de esa manera.

Cuando Fabio se acercó para despedir a Mónica, esta le espetó en la cara: “No, no, que te den” El argentino le preguntaba la razón a dicha reacción y ella, siendo víctima de su mal humor por quedarse al borde de la final, contestaba: “Porque sí, están haciendo fiesta, váyanse a la mierda

Yo no habría hecho una fiesta, me parece mal. Pero no me importa les dedos lo mejor y que les vaya bien” Aunque sus palabras sonaban a felicitación, su cara decía todo lo contrario y se notaba que estaba muy molesta.

Tanto que Jorge Javier tuvo que intervenir para que Mónica entrara en razón y se fuera del concurso de la mejor manera posible. “No te vayas de la Palapa con ese mal humor, no te lo puedes permitir. Has hecho un gran concurso

Y aunque Fabio se puso de rodillas para pedirle perdón por su celebración al saber que era finalista, Mónica solo acertaba a decir: “No pasa nada“, y todo sabemos que esa frase tiene otra connotación.