Norah Jones compuso una canción para su perro Ralph

Norah Jones dedica la canción ‘The man of the hour’ a su perro Ralph

Muchos famosos han hecho protagonistas de sus letras a sus mascotas, que también han pasado a estar presentes en películas, dibujos animados e historias. Una de ellas es la famosa cantante, actriz, compositora y pianista Norah Jones, que también dedicó una canción llena de amor a su caniche Ralph.

La canción refleja esos tristes y horribles momentos en en los que un hombre le hace elegir entre uno u otro, y ella al final, decide decantarse por su perro por ser mucho más cariñoso, divertido, dulce, que se deja llevar y no discute nunca.

Crea esta canción como una especie de homenaje a esos perros que se transforman en los hombres o mujeres de la vida de las personas. El texto incluía estas palabras: “Te elegí, porque eres dulce y me das tanto amor … así es como te convertiste en mi único hombre desde ahora”. La canción se puede encontrar en el álbum de 2009, “The Fall”.

“Me das mucho amor y comes carne (…) “Nunca mientes, nunca engañas y no llevas equipaje (…) “Aunque no nos duchemos juntos, sé que nunca me harás llorar”. En el disco The Fall (2009) de Norah Jones, hay una canción titulada “The man of the hour”. La canción va dirigida a su caniche Ralph.

Norah Jones celebra las dos décadas de su disco más famoso

Desde hace una década, Norah Jones reside en Brooklyn junto a su pareja, el músico Pete Remm, y sus dos hijos, de quienes nunca ha trascendido el nombre. La cantante nunca ha revelado la identidad de la persona con la que está casada y en sus entrevistas 2016 pedía a los periodistas que no revelaran la identidad de su marido, pero otra cantante lo reveló por accidente.

En una de esas entrevistas, explicó que lleva una vida muy tranquila y sencilla, aunque vive en una casa de varios millones de dólares, y que tiene un piano cubierto de papeles y facturas a poca distancia de la nevera.

La compositora reedita el álbum que la hizo famosa hace 20 años, ‘Come away with me’. En su día se la criticó por introducir un jazz blando para todos los públicos, pero hoy se reconoce como un hito.