Otros usos del cacao labial que quizás desconocías

El cacao de labios puede tener otros usos que quizás desconocías. Te mostramos cuáles

Tu bálsamo labial o cacao de labios (como prefieras llamarlo) puede hacer por ti mucho más de lo que imaginas. Y es que, aunque a priori solo lo utilicemos para hidratar nuestros labios, si aprendemos a sacarle todo el partido puede convertirse en nuestro mejor aliado de belleza. ¡Tiene muchos más usos de los que pensabas!

Puede que te acompañe a todas partes, siempre en el fondo de tu bolso, o que por el contrario lo olvides en casa; incluso está la opción de que nunca lo uses, ¡mal! Es totalmente necesario que, cuando notes tus labios secos, lo apliques para hidratar y regenerar la piel. No lo olvides nunca, ¡es un clásico en la rutina de belleza de cualquier mujer!

Pero seguro que no sabías que podrías usarlo en otras partes de tu cuerpo con resultados espectaculares. Te vamos a dar 6 consejos para que esa barra de cacao que tienen olvidada en un cajón, tenga mucha más utilidad.

1. Sustituta de la crema de manos: hidrata tus manos con el cacao labial 

Siempre tienes un bote de crema de manos en tu lugar de trabajo o en tu bolso, pero justo hoy se te ha olvidado. Si tus manos piden a gritos un plus de hidratación, tranquila, confía en tu bálsamo labial. Tan solo tienes que aplicar un poco sobre las zonas más secas y frotar tus manos entre sí para derretir todo el producto y que este penetre perfectamente en tu piel.

2. Úsalo para mimar tus uñas

¿Sabías que tu bálsamo labial es el perfecto hidratante para tus uñas y cutículas? Si tienes las uñas descamadas, puedes sanearlas aplicando sobre la zona una capa gruesa para que las selle, además de proteger el área. También es perfecto para cuidar tus cutículas: si las masajeas con él antes de ir a dormir, quedarán mucho más suaves.

3. Para hidratar tu nariz

Sobre todo en primavera, cuando las alergias hacen su aparición, la piel de la zona de la nariz tiende a resecarse. Con unos toques de bálsamo labial varias veces al día, solucionarás el problema.

4. Conviértelo en tu aliado de maquillaje

Aquí tienes varias opciones para convertir tu cacao en un imprescindible de tu rutina make up. Por ejemplo, si te has equivocado, aplica un poco de producto en un bastoncillo y pásalo por la zona. ¡Lo eliminarás al instante! Aparte, si se te ha acabado el iluminador, también puedes dar unos toques de bálsamo con algo de brillo sobre el pómulo para conseguir un extra de luminosidad.

5. Como fijador de cejas

Si lo tuyo con los pelitos de las cejas es una constante guerra porque siempre están despeinados, este truco te salvará. Aplica un poco de bálsamo labial en el dedo y pásalo por tus cejas para conseguir mantenerlos a raya, ¡funciona!

6. Para acabar con el encrespamiento

No queremos decir que debas aplicar tu cacao de labios cada mañana por tu melena, solo que te salvará en un momento de urgencia. Aplica con mesura un poco sobre los pelitos rebeldes para eliminar el frizz de tu melena. ¡Verás cómo quedan mucho más suaves!