¿Perder peso comiendo? Consejos para perder peso sin hacer dieta con calorías negativas

Te damos unos sabios consejos comprobados científicamente para que puedas perder peso comiendo y sin realizar ningún tipo de dieta adicional

Cuando hablamos de calorías negativas, nos referimos a una serie de alimentos que, además de suponer un bajo aporte calórico, requieren un alto coste energético para ser digeridos, lo que favorece la pérdida de peso.

Se trata de productos de origen vegetal, principalmente. Si incorporamos un mayor número de ellos en nuestra alimentación habitual evitaremos engordar e incluso podremos adelgazar con efectos prolongados en el tiempo.

La idea está basada en el libro publicado en los noventa, Foods that Cause You to Lose Weight: the Negative Calorie Effect, de Neal D. Barnard. ¡Así que, manos a la obra!

¿Cómo funcionan?

Cuando comes, tu organismo gasta calorías en el proceso digestivo, desde la masticación hasta la asimilación de los nutrientes. Si este gasto es mayor al aporte de energía (la cantidad de calorías que proporciona el alimento), estás nutriéndote y a la vez perdiendo peso.

10 consejos dietéticos para mantener tu peso

Por ejemplo, si consumes 100 gramos de espárragos (17 calorías), tu organismo gastará 30 calorías en metabolizarlo, así que pierdes 13 calorías. En lugar de sumar, restas. Exactamente lo contrario a lo que sucede con otros alimentos, como el arroz: cada 100 gramos aporta 300 calorías pero el organismo gasta 50 calorías en la digestión, con lo que realmente aportamos 250.

¿Cuánto se pierde?

Cuando consumes algún alimento de calorías negativas, debes calcular que aproximadamente tu metabolismo gasta alrededor del doble de las calorías aportadas. El agua es un buen ejemplo de aporte de calorías negativas: no contiene calorías en absoluto y el cuerpo tiene que gastar energía para llevarla a la temperatura de la sangre.

Con los alimentos con calorías negativas, como por ejemplo el apio, no obtenemos el aporte energético suficiente para cubrir la energía que se necesita para digerirlo, más la energía que gastamos incluso cuando no estamos haciendo nada. Por eso es un alimento de calorías negativas.

Y no hay que olvidarse de las proteínas, muy interesantes también en este aspecto: un gramo de proteína aporta 4 calorías, pero para su digestión el cuerpo gasta 8, por lo que el balance energético sería negativo. Es por esto que muchas dietas basadas en un gran consumo de proteínas tienen éxito para perder peso.

Atención, ¡peligro!

Podríamos caer en la tentación de comer sólo alimentos con calorías negativas para perder peso, pero esto no sería una buena idea, ya que la falta de energía y nutrientes llevaría a la desnutrición. Para obtener la energía necesaria, el organismo recurriría a quemar la masa muscular, lo que derivaría en debilidad y desgaste, tanto a nivel físico como intelectual.

Por otra parte, nunca es buena idea comer grandes cantidades de un solo tipo de alimentos, todo lo contrario: puede ser perjudicial. Por ejemplo, el ácido de la piña puede dañar el revestimiento del estómago. Restringir el consumo calórico a menos de 1200 kcal al día trae consigo efectos secundarios y negativos; entre otros, una importante pérdida de masa muscular. Estos alimentos han de estar presentes en una dieta variada y saludable, pero no ser los únicos.

La forma más eficaz de aprovechar las propiedades de estos alimentos de calorías negativas para perder peso sería o bien hacer un plan desintoxicante, o bien utilizarlos como complemento de nuestra dieta para perder peso. Además es importante tener presente que la pérdida de peso saludable siempre debe ser acompañada con actividad física:

  • Ejercicios aeróbicos: caminar durante 40 minutos todos los días.
  • Ejercicios localizados para fortalecer músculos: 2 o 3 veces a la semana T

Top 35: alimentos con calorías negativas

Calculadas por cada 100 gr, para los que el organismo gasta en su digestión unas 100 calorías:

pepino (12)
lechuga (13)
rábano (16)
apio (17)
repollo (19)
berro (19)
endibia (20)
ajo (21)
canónigo (21)
sandía (22)
tomate (22)
berenjena (25)
espárrago (26)
espinaca (26)
col (28)
nabo (29)
coliflor (30)
melón (31)
brócoli (31)
calabacín (31)
pomelo (33)
fresa (36)
mora (37)
cebolla (38)
limón (39)
frambuesa (40)
remolacha (40)
arándano (41)
zanahoria (42)
naranja (42)
mandarina (43)
papaya (45)
manzana (52)
piña (52)
alcachofa (64)
judía verde (84)

3 recetas “en negativo”

  • Zumo de naranja y berros: 1 naranja, hojas de berros, 1 cucharada de jengibre sin cáscara, 1 vaso de 200 ml de agua fría.
  • Sopa de verduras: 250 gramos de zanahoria y apio, 2 nabos medianos, 2 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 1 rama de hierbas aromáticas, sal y agua.
  • Postre de piña: 3 rodajas de piña frías regadas con zumo de medio limón, raspado de limón y cucharadita de jengibre rallado.