¿Piernas pesadas? Consigue aligerar tus piernas con estos consejos

El síndrome de piernas cansadas afecta a muchísimas personas que no sabes como aliviarlo. Apunta estos consejos

El calor, una mala alimentación y una vida sedentaria pueden hacer que nuestras piernas estén hinchadas y pesadas. Toma nota de cómo aliviar las principales dolencias y poder presumir de unas piernas de infarto.

Varias son las causas que explican la sensación de ”piernas cansadas”, como una alimentación rica en sal, una vida sedentaria y nuestra herencia genética. Retención de líquidos, varices y textura irregular por acúmulos de grasa son los principales enemigos a la hora de disfrutar de unas piernas esbeltas y ligeras.

RETENCIÓN DE LÍQUIDOS: Estas inflamaciones, también llamadas edemas, tienen lugar cuando el agua que corre por los vasos linfáticos los traspasa y se acumula en el espacio intersticial, situado entre los vasos sanguíneos y los tejidos.

Se trata de un problema que afecta mayoritariamente a las mujeres de a partir de 45 años. Esta circunstancia se puede agravar con los cambios hormonales de la menopausia y en el verano. Las altas temperaturas estivales pueden hacer que las paredes de las venas se dilaten y se vuelvan más permeables, por lo que se puede ”colar” el agua del torrente sanguíneo, provocando molestas hinchazones.

VENAS HINCHADAS: La insuficiencia venosa crónica (IVC), una dolencia que afecta a un 80 % de las mujeres mayores de 35 años, aumenta en etapas específicas, como el embarazo. Más del 90% de las mujeres las sufren por una carga genética, lo que hace que su prevención sea casi imposible. Las altas temperaturas agravan este problema, pues el calor tiene un efecto vasodilatador.

Cómo prevenirlas: como es un problema de mala circulación, los expertos aconsejan evitar mantener la misma posición durante mucho tiempo, tanto de pie como sentado. Lo importante es practicar algún ejercicio de forma regular que facilite el riego sanguíneo. Tampoco nos ayuda que pasemos mucho tiempo de pie. Uno de los secretos es utilizar un buen calzado ergonómico, con tacones entre tres y cuatro centímetros, evitando los más altos. Las medias de compresión facilitan el retorno venoso.

LA LUCHA CONTRA LA GRASA, LA CELULITIS: La famosa piel de naranja se instala en cartucheras, afeando nuestras piernas. La tecnología láser, en todas sus versiones, es una de las opciones más eficaces. Una láser de luz fría a 532 nanómetros consigue un doble efecto, por un lado crea un poro en la célula grasa para vaciar su contenido y provocar el colapso del mismo. Por otro, la longitud de onda consigue estimular el fibrolasto, consiguiendo una mejora sustancial en la reafirmación de la piel, y reduciendo el aspecto de la piel de naranja.

ALIMENTOS: CUALES TE CONVIENEN?

FUERA SAL: su exceso favorece la retención de líquidos causando pesadez y dolor. Aprende a aderezar tus platos con otros sustitutos, como el zumo de limón o diferentes especias (que, además, no añaden ni una caloría).

FRUTAS: necesitas un extra de bioflavonoides, sustancias presentes en los frutos rojos y en las uvas, así como antioxidantes, como la vitamina C que tienes en el kiwi, la naranja o las espinacas. Evita las grasas saturadas, los embutidos y los lácteos no desnatados.

MUCHA FIBRA: para ello, opta por panes, arroces y pastas integrales.