La alergia es una dolencia más común de lo que creías. Si sueles estornudar o te lloran los ojos con frecuencia, sobre todo en primavera puede ser que seas alérgico a algo y aún no lo sepas

La alergia estacional es una dolencia que muchos desconocen que la sufren. ¿Estornudas o te lloran los ojos con frecuencia? Puede ser que seas alérgica a algo y todavía no lo sepas… Porque la mayoría de las hipersensibilidades se manifiestan en la época primaveral y en la edad adulta.

La primavera se asocia a la alergia porque la enfermedad alérgica más conocida y probablemente la más frecuente es la rinitis y tras ella, el asma provocado por la inhalación de polen. La polinización de flores y plantas, aunque tiene un intervalo muy largo dependiendo del clima y del tipo de vegetación, en nuestro país, sobre todo en la zona central, se intensifica en la época de primavera en la que es frecuente ver a personas estornudando, tosiendo o con ojos llorosos.

En las zonas costeras este tiempo de manifestación de síntomas es diferente y puede aumentar en otras épocas del año. Hay personas que tienden a asociar este tipo de síntomas a los últimos coletazos de un resfriado, pero si se repiten con bastante frecuencia hay que prestarles atención porque tal vez tenemos una hipersensibilidad a alguna sustancia del ambiente que nos rodea habitualmente y no lo sabemos.

¿Cómo se diagnostica la alergia estacional?

Los primeros sítonomas antes de ser diagnosticada esta hipersensibilidad, es el picor provocado por la reacción alérgica (a través de la suelta de histamina, es decir la hormona que actúa como un potente dilatador de los vasos sanguíneos) y después se produce una inflamación y un aumento de la secreción.

Este fenómeno en los ojos produce conjuntivitis, en la nariz estornudos, moco líquido y secreción en los bronquios, además de asma con tos y dificultad respiratoria. En otros órganos los síntomas son distintos, como picor de boca, dificultad para tragar o erupción en la piel.

De alergia a anafilaxia

Además de todos los síntomas antes contados, si la liberación de histamina es masiva, pueden producirse síntomas graves como mareo, hipotensión brusca e incluso poner en peligro la vida del paciente. Estos síntomas graves deben ser conocidos por todo el mundo porque requieren atención urgente.

Se trata de un cuadro de anafilaxia (una reacción alérgica grave en todo el cuerpo a un químico que se ha convertido en alérgeno, es decir, una sustancia que puede ocasionar una reacción alérgica) y debe recibir tratamiento médico inmediato.

Evidentemente rara vez  se llega a este punto, pero si padecemos algunos de los síntomas antes expuestos sí es aconsejable acudir a la consulta médica y realizarnos las pertinentes pruebas de alergia.

En cualquier momento y a cualquier edad

No hay edad para sufrir una hipersensibilidad a una sustancia, ya que se puede presentar en cualquier etapa de nuestra vida.

¿Y se pueden curar las alergias? Algunas enfermedades alérgicas evolucionan a la tolerancia y otras se agravan con la edad. Lo que siempre se tiene es la predisposición a sufrir enfermedades alérgicas. Esos son los individuos atópicos y esta condición tiene características hereditarias. Pero eso no quiere decir que estén siempre enfermos.

Hoy en día la mayoría de las manifestaciones alérgicas pueden controlarse con actitudes de prevención o con medicación. A la hora de tratarlas, la mejor cura es evitar el desencadenante que provoca nuestra alergia (en resumen, alejarnos del polen, los ácaros, determinados animales o insectos, etcétera).

Como no siempre es posible, ni siquiera en el caso de los alimentos, para hacer frente a estas alergias primaverales se emplean tratamientos de inmunoterapia, concretamente vacunas, en muchos casos combinadas con medicación y también inhalantes (alérgenos respiratorios).