¿Qué es el Non-touring? Consigue un maquillaje más natural y ‘buena cara’

Una de las últimas técnicas para lucir un maquillaje natural y sin excesos, es el ‘Non Touring’, donde menos es más

Tras el contouring, el strobing, el baking y toda una serie de –ings que ya empezaban a aburrir, llega por fin el ‘Non Touring’ una tendencia acorde con la temporada de verano,  en la que no apetece cubrir la piel con capas y capas de producto, y que busca un aspecto de absoluta ligereza, y crear la ilusión de una piel fresca, jugosa y luminosa.

¿Non-touring… o light contouring?

Light de ligero, no de luz. El non-touring se puede considerar como la técnica más natural y difuminada de contorneado facial. Roberto Siguero, National Makeup Artist de Lancôme, nos explica exactamente en qué consiste: “es la mezcla perfecta entre contouring y strobin, que consigue un conjunto luminoso usando fórmulas muy ligeras y jugosas.

El non-touring permite lucir un aspecto como recién levantado, rebosante de luz y con la piel como rellenada. Esta tendencia se parece a la moda baby face, ya que en ella destaca la piel de un aspecto fresco, sano y satinado. Llevas maquillaje, pero sin que se note.

Las claves del non-touring

El non-touring tiene cuatro características fundamentales: la primera, la cobertura es ligera y la piel se muestra luminosa. La segunda, no se realiza ningún tipo de contorneado. La tercera, se utilizan siempre bases de cobertura ligera. Y la cuarta, la piel, perfectamente iluminada, deja ver las facciones.

A diferencia del strobing, los iluminadores que se utilizan en el non-touring no son tan pesados ni cubrientes. Se busca una mejilla y un pómulo naturales, en la que tanto colorete como iluminador estén perfectamente difuminados.

Por otra parte, el contouring implicaba el uso de bases oscuras y pesadas para marcar sombras y correctores para destacar las luces de pómulos, frente, nariz… Y aportaba un acabado pesado y un aspecto envejecido al rostro.