El hijo de José Ortega Cano y de Rocío Jurado, José Frenado, lleva ingresado en un psiquiátrico desde hace cuatro años

José Fernando Ortega Mohedano, es el hijo de la fallecida Rocío Jurado y del diestro José Ortega Cano. Tiene tres hermanos, su hermana mayor, Rocío Carrasco, su hermana biológica junto a la que fue adoptado por la pareja, Gloria Camila, y el hijo que el matador tuvo con su actual mujer, Ana María Aldón, José María.

Nacido en Colombia en 1993, el joven cuenta con 28 años pero la vida, en un principio fácil y acomodada debida al estatus que ostenta por ser hijo de tan mediática pareja, no le ha sido nada favorable. El 2011 fue el año que JoseFer cumplía la mayoría de edad y podía al fin disfrutar del millón de euros que heredó de su madre fallecida el 1 de junio de 2006. 

Esto marcó un importante punto de inflexión en su vida, que ya no volvería a ser como antes. Se rodeó de muy malas compañías y la relación con su padre pasaba por un pésimo momento. El joven abandonaba el seno familiar para volar en solitario, pero su estilo de vida cada vez más violento y peligroso, le pasó factura. 

 

La mala vida de José Fernando y su paso por la cárcel 

En 2013, solo dos años después de cumplir la mayoría de edad y de haber cobrado su parte de la herencia que le dejó Rocío Jurado, JoseFer fue detenido por la Guardia Civil por supuestos delitos de pertenencia a un grupo criminal y robo con violencia entre otros. Entraba en prisión preventiva y en marzo de 2014, en el juicio celebrado contra el hijo mayor de José Ortega Cano, pedían hasta 8 años de cárcel. 

En el juicio, el joven reconocía todos los errores que había cometido, mostrándose profundamente arrepentido de su comportamiento delictivo, debido al excesivo consumo de “cocaína” y “alcohol”. Tras estar encarcelado 4 meses, es puesto en libertad pero decidía poner remedio a su adicciones que lo llevaron por muy mal camino.

Su periplo por los centros de desintoxicación

Se recluía entonces en Instituto Hipócrates, pero fue expulsado al poco tiempo por no ser capaz de cumplir las estrictas normas exigidos en este centro. Pocos meses después, prueba suerte en la prestigiosa clínica López Ibor de Madrid. Pero tras una recaída, decide abandonar este centro.

Poco tiempo después, y esta parece ser la definitiva, entra en el centro psiquiátrico San Juan de Dios, ubicado en la madrileña localidad de Ciempozuelos. Aqui es donde aún sigue encerrado y según afirman, su actitud es muy positiva y es todo un ejemplo para lo demás internos.

Su polémica relación con Michu y con su padre, José Ortega Cano

El diario ‘La Razón’, publicaba hace muy poco, que habían hablado con personas cercanas a JoseFer en el centro psiquiátrico, y habían descubierto algo que no esperaban. Las visitas están restringidas debido al Covid-19, pero con motivo de la Navidad, dejaban visitar a los internos. José Ortega Cano acudía al centro para ver a su hijo, y según relataron las empleadas, “Los encuentros han pasado a ser de 5 minutos y a través de una mampara» 

 

JoseFer ya se ha vacunado contra el coronavirus, al igual que los demás internos y mantiene el contacto con su familia a través de videollamadas. Con Michu, su pareja con quien tuvo una hija, también mantiene el contacto, a pesar de los altibajos de esta polémica relación. Hace muy poco, la joven se enemistaba con la familia de su pareja, debido a una exclusiva en una famosa revista en la que cargaba contra todos por motivos económicos.A pesar de estas desavenencias, parece que la pareja sigue junta, aunque no se sabe qué podrá ocurrir cuando el hermano de Gloria Camila abandone el centro.

En abril, por lo de pronto, saldrá de su confinamiento para acudir a un juicio por haber quebrantado la orden de alejamiento que aún tiene sobre su propia pareja, Michu, quien ya lo había denunciado por violencia de género.