¿Qué ocurrió entre Rocío Carrasco y Rocío Flores en los once minutos que se recortaron del documental?

El episodio de la agresión de Rocío Flores a su madre, se destapó antes de que lo contara Rocío Carrasco

Este pasado miércoles, durante la emisión del documental acerca de la vida de Rocío Carrasco, la audiencia pudo comprobar cómo, en un momento dado, se corta la voz de la protagonista. La hija de Rocío Jurado pidió a la productora que suprimiera los once minutos en los que relataba la agresión de su hija.

Sin embargo, esta parte se recoge en la sentencia 44/2013 del Juzgado de Menores número 4 de Madrid. Una sentencia que condenó a Rocío Flores por “maltrato habitual, amenazas e injurias”, y que salió a la luz previamente.

A pesar de que a Rocío Carrasco se la ha cuestionado por haberle colgado una ‘mochila’ a su hija al desvelar este relato, hay que matizar que este hecho fue publicado en febrero del 2020 después de que la joven viajara a Honduras para participar en Supervivientes.

Y efectivamente, si hay alguien que, desgraciadamente, le colgó un San Benito a su propia hija desde pequeña es su propio padre. Antonio David Flores se negó a que su hija recibiera la ayuda de los profesionales cuando esa niña más lo necesitaba.

¿Qué ocurrió entre Rocío Carrasco y Rocío Flores en los once minutos que se recortaron del documental?
Rocío Carrasco, Rocío Flores y Fidel Albiac

¿Qué ocurrió en esos once minutos que no se emitieron?

Durante la emisión del documental, el relato de Rocío Carrasco se corta unos segundos y se retoma cuando ella recobra el sentido tras la agresión. Según la sentencia, en ese intervalo de tiempo que no recoge el documental, sucedió que Rocío Flores “le propinó varios golpes, llegando incluso a tirarla al suelo, para posteriormente seguir golpeándola, dándole varias patadas”.

A raíz de los golpes de su hija, la madre sufre “policontusiones con equimosis en la región frontal derecha, con edema en ambas muñecas, en muslo derecho, en el antepié derecho y un hematoma en el segundo dedo del pie derecho, para cuya curación únicamente precisó de una primera asistencia facultativa y de las que tardó en sanar ocho días, uno de los cuales estuvo impedida para el ejercicio de sus ocupaciones habituales”.

A pesar de los brutales hechos, Rocío Carrasco considera que su hija es otra víctima en esta historia: “Ella no tiene la culpa, la culpa la tiene otra persona, que es el responsable de que ella actuase de esa forma. Es su padre. Eso quiero que quede claro”, comenta la protagonista de la narración.

Finalmente, tras la agresión, cuenta Rocío que su hija “entra con un ataque de ansiedad en el coche y él conductor cuenta que de repente, se transforma, saca un móvil y dice: ‘Papá ya está hecho”, como si se tratara de algo premeditado y planeado.

¿Qué ocurrió entre Rocío Carrasco y Rocío Flores en los once minutos que se recortaron del documental?