¿Qué pasó con Junior, el perro que ayudaba a César Millán en ‘El encantador de perros’

César Millán perdió a su perro Junior hace algunos meses

Hace unos meses, el encantador de perros César Millán se despedía de uno de sus ayudantes, su perro Junior. Sin embargo, este perrito de raza pitbull y de color azul no es la primera mascota que pierde, puesto que también acompañó a su otro pitbull, Daddy, hasta sus últimos días.

A pesar de que esta experiencia anterior lo preparó en cierta medida para la muerte de Junior, el encantador todavía sigue lidiando con el vacío que le ha dejado. Millán se despedía de Junior a través de un vídeo que hizo público.

“Esta es la parte más difícil en la vida, especialmente cuando amas a alguien y ese alguien ha creado un gran impacto en el mundo. Junior falleció el 21 de julio, no hace mucho…” comienza diciendo Millán en el video.

César Millán explica cómo era Junior

A continuación relata a detalle a detalle la vida al lado de su fallecido can, cómo Daddy, el perro mayor, lo aceptó en la familia y las aventuras que pasaron juntos. Recordó también como fue la llegada de Junior a casa y su idea original  de llamarlo “Picasso”.

“Junior siempre fue un buen chico con Daddy… si Daddy lo aceptaba, eso quería decir que era un miembro muy especial en la familia”, aseguró Millán y agregó que no sólo ayudó a los otros perros a ser más juguetones y disfrutar la vida, también ayudó a sus hijos.

Junior se convirtió en el brazo derecho de César Millán

Tras la muerte de Junior, César Millán hizo pública la noticia y explicaba el motivo por el que decidió adoptar a este pitbull. Cuenta que cuando Junior llegó a casa, él ya tenía otro pitbull llamado Daddy, que era su brazo derecho en todas sus actividades profesionales. El encantador se decanta por los pitbulls porque según explica, se trata de una raza incomprendida, pero en realidad tienen mucho que enseñar a las personas.

Cuando adoptó a Junior, Daddy se enamoró enseguido del cachorro, un pitbull Bue. Tras la muerte de Daddy, Junior cogió su sitio, convirtiéndose a su sucesor. Viajó con su dueño alrededor del mundo, contribuyendo a crear un mundo mejor para los perros. Junior hizo que Daddy recuperara su juventud y ganas de divertirse en los últimos años de su vida. Junior se convirtió en todo un embajador  para los pitbulls del mundo, también gracias a Daddy.