¿Quién es la misteriosa mujer que visita a Isabel Pantoja en Cantora?

Una mujer rubia se ha dejado en ver en varias ocasiones visitando a Isabel Pantoja en Cantora ¿de quién se trata?

Muchos se ha hablado en los último meses de Isabel Pantoja y de su familia en general. Su hijo, Kiko Rivera, a quien un día dedico la canción ‘Mi pequeño del alma‘, destapaba la caja de Pandora, y resultó estar llena de reproches y resquemor. Sin embargo, sólo conocemos la versión de Kiko, ya que su madre ha optado por no manifestarse ni defenderse de las graves acusaciones que han vertido sobre ella.

Una herencia envenenada, un supuesto ‘abandono’ de hijos, interesada por el dinero, son sólo algunas de las perlas que Kiko Rivera le ha enviado a su madre y también a su tío, Agustín Pantoja, quien se ha convertido en el otro villano de esta historia que sólo tiene un punto de vista, el de su hijo.

Isabel Pantoja vive encerrada en Cantora. SI antes sólo salía para acudir a los platós de televisión y cumplir con su contrato en Mediaset, ahora es muy complicado poder verla fuera de este recinto que se ha convertido en  motivo de disputas. Cantora sólo está abierta a las personas que ella tiene en su lista, y al parecer en ella no están sus hijos.

La misteriosa mujer rubia que ha visitado en múltiples ocasiones s Isabel Pantoja en Cantora

Pero sí una misteriosa mujer rubia que se ha dejado ver en varias ocasiones visitando Cantora. Según apuntan todos los rumores, tanto la tonadillera como su hermano, ya estarían buscando un comprador para la parte de la finca que tiene en posesión Isabel.

La mujer ha sido vista también por los vecinos de la zona en la que se encuentra la finca, Medina Sidonia, realizando recados y diligencias en diferentes lugares, por lo que podría parecer que es una persona de total confianza de Isabel y Agustín.

Según apunta Europa Press, esta persona ha sido vista en muchas ocasiones acompañando a Isabel y siempre ha evitado realizar comentarios o declaraciones a la prensa. Todo parece indicar que Isabel no estaría tan aislada como muchos pensaban, y sigue teniendo ‘amigos’, o servicio, que la mantienen informada de todo lo que ocurre en el exterior de la finca en la que ve pasar el tiempo.