¿Quién es Tomás, el otro gran amor de Marta Riesco?

Tomás es un precioso caniche que convive con Marta Riesco

Tomás es un precioso caniche que convive con Marta Riesco

Tomás es un precioso caniche de color marrón chocolate que llegó a la vida de Marta Riesco en abril del 2020. Desde entonces, esta preciosidad se ha convertido en “el niño de sus ojos”,y no es para menos.

“Nuestra primera foto oficial juntos. No llevas ni 3 días en mi vida y ya te siento tan mío. Pienso darte una vida maravillosa… Bienvenido Tomás. PD: Me has traído suerte”, escribió la periodista en sus redes sociales.

Tras un años conviviendo juntos, era la propia Marta la que recordaba y expicaba cómo había sido aquel primer encuentro con Tomás, o Tomasito, como ella le llama cariñosamente.

“Me dijeron que no lo querían. Que de toda su camada, no conseguían que nadie se lo llevase. Que tenía el morro torcido y cara de perro de agua. Que no era tan guapo como los demás, que parecía triste… Llevaba 4 meses solito, a todos sus hermanos se los habían llevado. Solo quedaba él. Me estaba esperando. Mi Tomás”, compartía junto a esta preciosa foto.

Tomás es un precioso caniche que convive con Marta Riesco

Marta Riesco suele presumir de Tomás en las redes sociales

Tras conocerse su relación con Antono David Flores, Marta Riesco está en boca de todos. Ella misma confirmaba su romance con el padre de Rocío Flores: “A veces el corazón manda y son cosas que pasan, las asumo y las vivo. Estoy enamorada”, dijo Marta Riesco.

Marta Riesco, que además de reportera dedica mucho tiempo a su faceta como influencer,  comparte su día a día con sus casi 100.000 seguidores en Instagram: sus looks, sus sitios favoritos para comer y para pasear e incluso todos los rincones de su casa.

Pero también suele colgar sus imágenes más tiernas de la periodista junto a Tomás. “No hay mañana en la que Tomás no me despierte. Golpea con sus patitas la puerta para que le abra (los fines de semana no calcula bien y me despierta a las 8 de la mañana. Gracias) y se sube corriendo a mi cama. Se acurruca en mi cuerpo y se queda frito. Yo me derrito. Sin duda, es uno de mis momentos favoritos del día”, comentaba hace un año.