El tertuliano de ‘Sálvame’ en una situación difícil, después de que la pareja de Sofia Suescun le grabase mientras tenían una monumental bronca

Todos los que siguen los programas o espacios dedicado a la prensa rosa saben que los colaboradores de televisión, Kiko Jiménez y Rafa Mora, no se llevan nada bien. En mas de una ocasión ambos han dado fe de esa mala relación.

El último episodio de esa mala relación que mantienen ambos colaboradores, se puedo ver ayer martes en el programa ‘Sálvame‘, después de que el pasado lunes se anunciase que existía un polémico material que “podía terminar de hundir la imagen” de Rafa Mora.

Para el programa de ayer de ‘Sálvame Tomate’ se había invitado además a la pareja de Sofía Suescun y también colaborador, Kiko Jiménez. Este tenía en su poder una grabación de una bronca monumental que él mantuvo con Rafa Mora, en el parking de la cadena de televisión.

Acaba en lágrimas tras el comentario de su compañera Gema López

Kiko y Rafa Mora volvieron a demostrar lo mal que se llevan, y protagonizaron en el plató de ‘Sálvame’ una discusión que fue aumentando hasta que la presentadora Carlota Corredera ha tenido que poner orden.

Pero después de que en el reciente ‘Sábado Deluxe’, Kiko Jimenez afirmase que Rafa le había amenazado en un parking de la cadena haciendo un gesto con la llave del coche señalándose el cuello, el colaborador de ‘Sálvame’ le tildaba de “sinverguenza” pero se disculpaba por las formas que utilizó.

Sin embargo Rafa indicó que Kiko le estuvo provocando toda la noche con la presunta deslealtad de su novia Macarena, y que terminó cayendo en esas provocaciones. Algo que aprovechó la pareja de Sofía Suescun para grabar la bronca que ambos tuvieron.

Rafa afirmó que había caído en la trampa de Kiko, pero Gema López le recordó a su compañero “Tú has sido el primero en grabar a compañeros. Este programa funciona así, ahora no te quejes”.

Las palabras de Gema le dolieron a Rafa, quien acabó abandonando el plató pero regresando a los pocos minutos sumido en lágrimas. Rafa daba la razón a Gema, pero indicaba que fuera del trabajo jamás ha grabado a nadie sin su consentimiento.