Raquel Hernandez, de ‘patito feo’ en ‘Supermodelo 2007’ a pareja de Yavuz Yüksel, un poderoso multimillonario turco

Raquel Helena Hernández Díaz participó en el reality ‘Supermodelo 2007’ que entonces se emitía en Cuatro

La de vueltas que da la vida. Raquel Helena Hernández Díaz participó junto a Alba Carrillo, Malena Costa, o Noelia López, en el reality que duró ocho en antena. Hablamos de ‘Supermodelo’, que tenía como presentadora y orientadora a la mismísima Judith Mascó.

Y es que este programa sirvió de trampolín a grandes modelos que ahora tienen un importante caché, como Malena Costa o Noelia López, aunque también está el caso de Alaba Carrillo que no se detuvo a conquistar el mundo de la moda, sino a a hombres guapos y bien posicionados en el mundo del deporte, como Fonsi Nieto o Feliciano López entre otros.

Pero el caso de Raquel Hernández fue uno de esos extraños casos de los que se dan muy poco. Raquel no era el tipo de chica que se suele presentar a este tipo de concursos en los que se busca belleza y nada más. La joven demostró desde el primer día que era persona muy preparada, con inquietudes muy raras de ver en jóvenes de su entonces temprana edad.

No nos engañemos, aunque Raquel derrochaba belleza por todos sus poros, entre sus compañeras de concurso y entre los profesores de ‘Supermodelo’, era considerada la oveja negra o el ‘patito feo’ de ese concurso.

Alba Carrillo no cesó de meterse con ella porque no encajaba con el prototípico de belleza que se supone que se buscan en la moda. Mientras que Raquel, una joven que ya entonces hablaba a la perfección francés, inglés, italiano, alemán, y chapurreaba el noruego y chino mandarín, le gustaba leer, estudiar y quedarse fascinada con todo lo que aprendía.

Raquel Hernández, encuentra en amor en una multimillonario muy influyente en su país, Turquía

Tras su experiencia en Supermodelo, Raquel trató de encaminar su vida escribiendo un libro, y también probó suerte en el mundo de la moda creando su propia marca. Tras esto, se le perdía la pista pero ella seguía tratando de aprender y de ascender en su carrera profesional. Gracias s a su formación en periodismo y a su don de lenguas, Raquel pudo desempeñar un importante cargo en protocolo internacional, que la llevó a conocer a personas muy importantes e influyentes, entre ellas, al multimillonario turco, dueño del Imperio Yuksel, Yavuz Yüksel.

Ambos congeniaron y tras ser presentada de manera oficial en la crónica social de Turquía como pareja de Yuksel, Raquel comenzaba una nueva vida rodeada de lujos inalcanzables, viajes en jets privados y joyas de incalculable valor. Una vida a todo tren que solo se puede permitir un magnate del petróleo y del gas en todo Europa.

Un hijo con Yavuz Yüksel, uno de los hombres más ricos e influyentes de Europa

El pasado mes de Noviembre, la pareja anunciaba que esperaba su primer hijo celebrándolo por todo lo alto en los sitios más bellos del mundo. En el perfil de Instagram de Raquel, podemos ver el tren de vida que lleva en la actualidad, todo un alarde de marcas de lujo, viajes ostentosos, y una vida, que a todas luces, sólo se consigue en ls cuentos de hadas, o en la telenovelas turcas que tan de moda están en estos momentos.

Muchos de los que la seguían en Instagram la han acusado de convertirse en una mujer florero, apareciendo junto  a Yüksel, como una pieza bella más de su entramado empresarial. Estas críticas sobre todo llegan porque ella presumía de ser un mujer culta, cultivada y políglota, aunque se puede ser todo eso y haber encontrado el amor de su vida en un multimillonario turco. No sabemos si Raquel no quiere lidiar con las críticas o ha recibido presiones de eu entorno, pero lo cierto es que ahora su perfil de Instagram es privado.

Comencé reflexionando sobre las vueltas que da la vida, y Raquel es el claro ejemplo de ello: de ‘patito feo’ (que de fea no tienen ni un pelo) del que todas se mofaban en Supermodelo, a una mujer con estudios y ahora pareja de uno de los hombres más influyentes en Europa.