Ricardo Bofill el carismático arquitecto ex de Chabelita Iglesias y Paulina Rubio ha desaparecido de todo foco mediático

El catalán tras sus sonadas relaciones con las dos divas, se alejó de todo este mundo de ‘celebrities’ y ahora trabaja en un prestigioso taller familiar de arquitectura

Ricardo Bofill el carismático arquitecto y ex pareja de Chábeli Iglesias y de Paulina Rubio, ha desaparecido totalmente de todo foco mediático. ¿Qué ha pasado con su vida?. El adinerado catalán es hijo de un prestigioso arquitecto y de una actriz italiana, y alcanzó la fama de la mano de la hija mayor de Isabel Preysler.

En su día se casó con la hija de Julio Iglesias, Chábeli Iglesias en el año 1993, cuando los dos jóvenes llevaban un año de noviazgo. Luego rompieron su matrimonio quince meses después de su sonada y mediática boda.

El arquitecto se convirtió en uno de los personajes más habituales de la televisión de aquel entonces, donde más tarde empezó a flirtear con Paulina Rubio y tuvieron una relación sentimental con muchas subidas y bajadas. En el año 2005 y tras su ruptura con la artista mexicana, Bofill decidió alejarse por completo del foco mediático y centrarse de lleno en su pasión, la arquitectura.

El barcelonés se unió a su padre en una antigua fábrica de cementos de Barcelona, la cual se convirtió en vivienda y taller de arquitectura de éste. Ahora el ex yerno de Isabel Preysler cuenta con 55 años recién cumplidos.

Ricardo reconoce que se encuentra en la mejor etapa de su vida, en un momento de mucha paz y felicidad tras haber pasado momentos muy tormentosos en su vida, pero eso sí, con la misma espontaneidad de siempre y que le caracteriza, pero ya con más madurez.

El joven actualmente forma parte del equipo de prestigiosos arquitectos que cuenta con su su padre desde 1971: “Entré en 2001, aunque trabajé antes como maquetista y dibujante. Ahora tenemos taller de Arquitectura que se dedica a las ‘smart cities'”, ha explicado en una famosa revista.

El ex de la famosa cantante mexicana ha explicado como es su vida cotidiana, donde no faltan los viajes y ha desvelado cómo es lo de trabajar codo a codo con una personalidad tan dura y fuerte como es la de su querido padre.

Respecto a su padre, Ricardo afirma el gran momento que atraviesa el reconocido arquitecto: “Ahora está muy de moda lo que hacía en los setenta, como la Muralla RoJa (en Calpe), que es el edificio más ‘instagrameado’ de España…

Ha realizado trabajos en África, América, China… El catalán reconoce que está en su gran momento profesional y asegura haber aprendido muchas cosas interesantes de su padre… y también de su madre.

Bofill decidió entonces hacer un gran giro a su vida de 360 grados, allá por el año 2005. En la actualidad se encuentra alejado de todo foco mediático, permitiéndose así llevar una vida más tranquila, aunque a veces es verdad que lo reconocen por las calles.

Ricardo Bofill sigue teniendo las mismas amistades de toda la vida y se plantea un futuro dedicado únicamente a la arquitectura

El polémico galán sigue estando en contacto con sus amigos de toda la vida, con los que en ocasiones queda para hacer rallies de motos varias veces al mes, además el ex de Chábeli se preocupa mucho por su salud, hace deporte y cuida su alimentación.

Con respecto a su futuro, el catalán tiene claro que los próximos quince años los dedicará exclusivamente a la arquitectura y el urbanismo, que es lo que más le llena y le hace feliz en su vida.

Ricardo Bofill el carismático arquitecto ex de Chábeli Iglesias y Paulina Rubio ha desaparecido de todo foco mediático