Rocío Flores, hija de Rocio Carrasco y de Antonio David Flores, trata de mantenerse alejada de los ‘dramas’ que arrastra su familia debido a los procesos judiciales y lo hace apoyada en su novio, Manuel Bedmar

Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco y del ex guardia civil Antonio David Flores, se encuentra en un momento muy dulce de su vida. Tras ejercer como colaboradora y defensora de su padre en ‘GH Vip 7‘, la sobrina de Gloria Camila se ha encontrado con un éxito que ella seguramente nunca esperó.

Rocío aparecía ante las cámaras de Telecinco, ante la estupefacción de la audiencia. Y es que la joven sólo había aparecido en muy pocas ocasiones ante los medios, como cuando acudió a recibir a su tía Gloria Camila a su regreso de Honduras en el plató de ‘Supervivientes‘.

Nunca antes había estado tan expuesta a los medios como durante los meses que estuvo defendiendo a su padre. Con cada intervención en dicho reality, Rocío se abría más a un entregado público que, indirectamente, emitía su particular juicio sobre el conflicto que distancia cada vez más a Rocío Carrasco y a Antonio David Flores.

Rocío Flores deja a un lado el 'drama' de su familia y se apoya en su novio
Rocío y su pareja | Instagram: @Rotrece | Telecinco

 

Rocío Flores se apoya en su mejor amigo y novio, Manuel Bedmar

Rocío Flores es consciente del momento que está viviendo su propio padre debido a los largos procesos judiciales que Rocío Carrasco, su madre a la que no ve desde hace 7 años, ha iniciado con varias demandas. Pero sabe que que su familia es fuerte y que sobre todo está más unida que nunca.

Su pareja, Manuel Bedmar, se ha convertido en su mejor y mayor apoyo y siempre que puede se lo agradece. En la última publicación que la joven ha compartido con sus seguidores en Instagram, vuelve a dejar claro que Manuel es el motor que mueve su vida: “La felicidad es una dirección, no un lugar“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La felicidad es una dirección , no un lugar . 🎄♣️

Una publicación compartida de Rocio Flores (@rotrece) el