Rocío Flores escucha en directo que su hermano ha declarado y reacciona como todos esperaban

Imagen Rocío Flores/El programa de Ana Rosa

La pícara sonrisa que se le escapa a Rocío Flores tras escuchar que su hermano David ya ha declarado contra su madre Rocío Carrasco

Por mucho que Rocío Flores trate de convencer a todos que quiere a su madre, su corazón va por un lado y sus gestos y facciones del rostro va por otro. Es imposible que siendo hija de Rocío Carrasco, no muestre ni una migaja al ver a su madre rota de dolor, cosa que sí  ocurre cuando ve a Olga Moreno.

Ya a propia Rocío, lo dejó claro en sus redes sociales, cuando aseguró que su madre no era Rocío Carrasco, sino Olga Moreno, una decisión totalmente respetable si así  y por lo que nadie la puede juzgar. Pero lo que sí se puede juzgar es la falsedad que demuestra en su rostro cuando clama públicamente. Desde luego, no sabemos a quien pretende engañar, pero lo que sí sabemos es que se está engañando a sí misma.

En la mañana de este viernes 21 de mayo, Rocío Flores acudía a ‘El programa de Ana Rosa’ como colaboradora para analizar la actualidad de ‘Supervivientes’, responder a las declaraciones de Olga Moreno desde Honduras y dar su opinión sobre el resto de concursantes. No obstante, hay algo que la coge por sorpresa tras enterarse en directo de una noticia sobre su hermano.

Imagen Rocío Flores/El programa de Ana Rosa

Rocío Flores no puede evitar que se le escape una desvergonzada sonrisa

Ya cuando llegaba el final del programa, y Ana Rosa Quintana se disponía a despedir a los colaboradores, daba paso a Sonsoles Ónega que tenía que anunciar un bombazo. En esos momento, Rocío Flores, que se mostraba muy seria, no podía evitar que en su rostro se dibujara una desvergonzada sonrisa.

La joven se acabada de enterar en directo que su hermano David Flores ya había declarado ante el juez por la demanda interpuesta a su madre. A pesar de que no formuló ni una palabra, tampoco hizo falta, la cara de Rocío Flores ya lo decía todo. Con los ojos bien abiertos, la mirada perdida en el suelo y esa sonrisa que le brota de manera espontánea, las palabras sobran. Evidentemente, la alegría se ha dibujado en su rostro.

Imagen Rocío Flores/El programa de Ana Rosa