Rocío Flores Carrasco, hija de Antonio David Flores y de Rocío Carrasco, ha mostrado a sus seguidores de Instagram en lugar donde trabaja y su otro gran amor

A Rocío Flores Carrasco le sonríe la vida, y seguro que no es por llevarse bien con su madre, Rocío Carrasco. Y es que la hija de Antonio David Flores había arremetido hace un tiempo contra su madre, a quien dejaba a la altura del betún. Dramas aparte, la joven demuestra cada día que se puede ser feliz, viviendo al día con su trabajo, y con su otro gran amor, que no es su novio.

La joven es muy asidua a las redes sociales, cosa que le es indispensable para su trabajo, ya que desempeña labores de asesora online en una empresa de marketing que aborda problemas de nutrición y salud.

Según publicaba ella misma a través de Instagram Stories, su lugar de trabajo es cualquier sitio donde tenga conexión a internet, es decir, casi todos, porque con un móvil puede seguir trabajando hasta en la playa. Así, mostraba sus últimos lugares de trabajo: el salón de su casa: “Súper reunión de equipo, súper equipazo. Personas emprendedoras que estamos luchando por todos nuestros sueños y ayudando a muchísimas personas, y quiero que veáis cómo son esas reuniones”

Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco, muestra el lugar donde trabaja y su otro gran amor

Su otro amor y su particular oficina de trabajo

En esta conocida red social, aparecía la joven “Desde casa. Yo con la ropa del entreno“, según sus propias palabras. Además mostraba cómo mantenía una videollamada con 140 emprendedores, indispensables para su negocio.

Pero no todo es trabajo, la joven también ha querido compartir el amor que siente por su mascota: un gato esfinge que ha llamado la atención entre los numerosos seguidores que tiene en redes sociales.

Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco, muestra el lugar donde trabaja y su otro gran amor