Rocío Flores, además de estar triunfado en su trabajo, disfruta del amor junto a Manuel Bedmar, su novio

Rocío Flores decidió en su día mantenerse al margen de toda polémica y mantenerse en un segundo plano. La hija de Rocío Carrasco y de Antonio David Flores está en un momento muy dulce de su vida. Además de estar muy a gusto con su trabajo como asesora de salud a través del marketing online, es afortunada en el amor, junto al dependiente de ropa, Manuel Bedmar.

Un amor consolidado y que parece sentar de maravilla a la joven, que se ha ido transformado con el tiempo. Los consejos de salud y dietética que ella brinda a sus clientes en internet, son los que ella misma se aplicó en su día con excelentes resultados. A la vista está que la joven está mucho más delgada y tonificada que hace unos años.

Rocío ha desconectado durante unos días junto a su novio y ambos se han id0 de escapada juntos a unos amigos. Así lo s publicaba ella misma en un Stories de su Instagram. Par rematar la jornada de relax, se dedicaron unas sesiones de belleza que los han dejado como nuevos.

Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco, revela el mayor secreto de su novio, Manuel Bedmar

Rocío Flores y Manuel Bedmar, juntos hasta en los salones de belleza.

Rocío y su pareja acudían a un centro de estética de Málaga, donde su novio se ha sometido a una sesión de depilación de cejas, que no ha dejado indiferente a nadie, sobre todo porque la esteticista le está arrancando los pelos, uno a uno con pinzas. El secretopara lucir bien en los selfies de Manuel, es sin duda una perfecta depilación de cejas.

Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco, revela el mayor secreto de su novio, Manuel Bedmar