Rumba Cuesta, la simpática perrita que enamoró a Inma Cuesta

Rumba le robó el corazón a Inma Cuesta

Rumba le robó el corazón a Inma Cuesta

Rumba es la amiga y confidente de Inma Cuesta. Se trata de una Bichón Maltés que no solo le ha robado el corazón sino que se ha convertido en su gran debilidad. Aunque en principio la iba a llama Lluvia, por el tiempo que hacía el día que se conocieron, finalmente, fue la hermana de la actriz, viendo como la entonces cachorrita no paraba de dar saltos, pensó que Rumba le venía como anillo al dedo, y así se llamó.

Antes de que esta preciosidad llegara la la vida de su vida, la actriz sabía que era alérgica  al pelo de los perros, pero aún así, siguió adelante con su propósito, por lo que investigó acerca de las razas caninas que eran las menos alergias podrían dar. Fue entonces por lo que le recomendaron el Bichón maltés. Inma reconoce, que por desconocimiento compró a Rumba.

Sin embargo, hoy por hoy, es una firme defensora de adoptar en vez de comprar. De hecho, dedica parte de su tiempo a que los animales abandonados puedan encontrar un hogar, y piensa que las tiendas de animales deberían eliminarse. En su opinión, España no lo pone fácil para aquellas personas que tienen mascotas y, por ejemplo, es complicado viajar en tren si se tiene un perro grande.

Rumba le robó el corazón a Inma Cuesta

Así es la vida de Rumba e Inma

A Rumba le gusta acostarse junto a su dueña para ver películas pero siempre y cuando se trate de comedias. Si a Inma le da por ver una película de terror, Rumba se marcha a otra habitación. La protagonista de 3 bodas de más no duda en llevar con ella a su perrita siempre que puede. De hecho, mientras duró el rodaje de Águila roja la dejaba en su camerino y en los ratos libres la sacaba a pasear. Y todo, para que no pasara mucho tiempo sola, sobre todo, porque es muy miedosa y cualquier ruido la asusta y se pone a ladrar.

Pero si hay algo que a Inma no le gusta nada es que Rumba ladra a los perros grandes cuando sale a pasear por la calle.  Lo que sí que adora de la perrita es que salga a recibirla cuando llega a casa. Para Inma es la que más amor le da. Rumba es inquieta, alegre y cariñosa pero para nada pesada. Es más, tiene una personalidad muy independiente y, en ocasiones, le gusta estar sola y que nadie le moleste. La actriz dice que a ella le pasa un poco igual y que con Rumba ha desarrollado una conexión muy especial.

Rumba le robó el corazón a Inma Cuesta