Salem, el gato negro de Alejandra Rubio que ha hecho que Terelu Campos no visite a su hija

Alejandra Rubio adoptó un gato negro para luchar contra la mala fama que tienen

Alejandra Rubio adoptó un gato negro para luchar contra la mala fama que tienen

Alejandra Rubio es una clara defensora de los derechos de los animales. De hecho, la influencer se prestó  hace poco tiempo para colaborar en una campaña para promocionar una exposición de fotografías en la que tuvo un papel fundamental. La imagen de la hija de Terelu Campos sirvió para visibilizar la causa por la que se lleva a cabo este evento cultural.

Hace unos años, Alejandra decidió ampliar su núcleo familiar adoptando un gato negro, que se ha convertido en su fiel aliado y su compañero. Un gatito negro, que llegó a su hogar con tan solo tres meses y medio, y que bautizó como Salem. El hecho de que la influencer haya dado una oportunidad a este gato negro, ha sido muy aplaudido en las redes sociales, sobre todo por la mala fama que tienen.

Alejandra Rubio adoptó un gato negro para luchar contra la mala fama que tienen

Sin embargo, hay alguien a quien no ha hecho ni pizca de gracia que Alejandra Rubio tenga un nuevo compañero de piso. La adopción de Salem ha provocado que Terelu haya tomado la decisión de no pisar la vivienda. La colaboradora de ‘Viva la vida’ es muy aprensiva y no le gustan nada los gatos, y tiene claro que mientras el gato esté en casa de su hija, ella no va a pisar la vivienda.

El gesto de Alejandra Rubio ha sido aplaudido en las redes sociales

El hecho de que Alejandra Rubio optara por adoptar un gato negro ha sido muy aplaudido e las redes sociales, puesto que se trata de uno de los animales que tiene más dificultad a la hora de encontrar una familia. Suele ser un color que a las personas les genera rechazo. Pues eso no ha pasado con Alejandra.

La joven influencer ha recibido comentarios muy positivos y bastantes halagos. Su seguidores hasta le han aconsejado sobre el cuidado del felino, como quitarle el cascabel del collar, ya que no debe ser muy agradable para el animal. Hacen muy buena pareja de amigos

Alejandra Rubio adoptó un gato negro para luchar contra la mala fama que tienen