Lydia Lozano, famosa colaboradora de ‘Sálvame Diario’ he dado claro el motivo por el que le da miedo comenzar a realizarse retoques estéticos

Lydia Lozano ha hablado alto y claro sobre los retoques estético y lo que piensa de ellos. Ocurría durante el último directo de ‘Sálvame Diario’, donde analizaron la polémica protagonizada por Kiko Matamoros el pasado sábado.

Y es el famoso tertuliano de Sálvame que tuvo que ser intervenido este mismo lunes para extraerle la vesícula, acudía al plato del ‘Sábado Deluxe’ con el rostro casi desfigurado debido a sus últimos retoques estéticos.

Es mala idea acudir a trabajar justo el día que te inyectas ácido hialurónico para mejorar tu aspecto, pero Kiko lo tuvo claro, prefería estar en el programa donde Mila Ximénez habló de su enfermedad para así mostrar todo su apoyo a ls ex de Manolo Santana.

Allí confesaba que Carla Barber, la flamante nueva novia de su hija, Diego Matamoros, puso en práctica sus dotes como médico estética: “El otro día cenamos y Carla me dijo ‘te tengo que pinchar’, debió verme fatal” por lo que lo sometió a varias sesiones de infiltración de esta toxina botulínica para reafirmar su rostro.

'Sálvame Diario': Lydia Lozano y el motivo por el que nunca se ha hecho un retoque estético

Lydia Lozano revela el motivo por el que nunca se ha sometido a retoques estéticos

A raíz de este tema, en Sálvame debatieron largo y tendido sobre los retoques estéticos y muchos de sus colaboradores confesaban qué se habían hecho. Lydia Lozano siempre se ha mostrado al natural, a diferencia de muchos de sus compañeros de plató, como María Patiño, que a lo largo de los años ha ido transformando su rostro hasta estar irreconocible.

Lydia por esa parte lo tiene muy claro y aunque se ha mostrado a favor de poder cambiar algunas partes de su cuerpo que trata de disimula con ropa holgada, lo cierto es que tiene motivos de pesos para no comenzar a pasarse con sus futuros retoques: “Conozco gente que empezó muy pronto y no les reconozco las caras” un temor que afianza su decisión de sólo modificar aquellas zonas que ella cree que necesitan un arreglo: Me gustaría estirarme un poco el cuello pero no quiero que me toquen ni la cara ni mi sonrisa”