'Sálvame Diario': Un tenso y fuerte forcejeo acaba con Kiko Hernández arrastrándose por el suelo

El colaborador más polémico y de más peso de las sobremesas de Telecinco, empieza en ‘pié’ su tarde en ‘Sálvame Diario’ y acabó arrastrado por los suelos tras un fuerte forcejeo

Y es que ha pasado lo ‘nunca visto’, quien iba a decir que el colaborador de ‘Sálvame Diario’ Kiko Hernández haya acabado la tarde en su trabajo, arrastrándose por el suelo después de un fuerte y tenso forcejeo con el director del programa David Valdeperas. ¿Qué es lo que ha pasado?.

Tanto director como colaborador han protagonizado la tarde de ayer una espectacular ‘pelea de gallos’ en pleno plató de ‘Sálvame’ y donde Hernández terminó limpiando el suelo del plató, tras el duro encontronazo.

Pues como todos saben cada tarde en el programa de más éxito de Telecinco, llegaba la hora más ansiada: la merienda. Kiko Hernández quien se encontraba algo dispuesto y muy generoso (algo raro en él) ofrecía embutido dando un bocado a todos sus compañeros de plató, allí presentes.

El ex concursante de ‘Gran Hermano 3’ metía en la boca a cada uno de ellos pedazos de lomo embuchado que había sustraído de la mesa de la merienda, donde intentó por todos los medios que lo comieran algunas compañeras que se negaban abrir la boca.

En el forcejeo, Valldeperas tiró a Kiko por el suelo

Tal fue la animación que llevaba Kiko encima, que intentó hacerlo con su jefe Valldeperas quien reaccionó de una forma algo inesperada ocasionando un fuerte forcejeo al no querer abrir la boca para catar dicho embutido. Entre las risas del plató ambos terminaron en una’ lucha de romanos’ por los suelos, a lo que Paz Padilla les decía:

“No juguéis a esas cosas, que no sois chicos niños ya. Al director no se le vacila” decía la presentadora. Hernández se levantantaba del suelo arreglándose la chaqueta y quejándose del trato recibido por Valldeperas entre carcajadas: “Tampoco se puede tirar a un compañero”.

'Sálvame Diario': Un tenso y fuerte forcejeo acaba con Kiko Hernández arrastrándose por el suelo