Sam Simon, el co-creador de Los Simpsons que luchó por lo derechos de los animales

Aunque Sam Simon murió en 2015, su legado le precede: Una asociación de ayuda a los animales que salva miles de vida al año

Si hablamos de una de las series de animación más importantes y famosas de los últimos tiempos, tenemos que hablar de Los Simpsons. Una serie inagotable en la que sus protagonistas son una familia muy peculiar, rebelde e irreverente, pero felices y con ganas de hacer reír a su audiencia.

Y si hablamos de esta serie que tantas alegrías sigue dando a sus fans, tenemos que hablar de sus creadores. Quizás te suene mucho más el nombre de Mat Groening, pero junto a él se encontraba el ya fallecido Sam Simon, un creativo que pasó los últimos años de su vida, tratando de ayudar y dejar un legado a los animales que tanto amaba.

Sam fallecía en 8 de marzo de 2015 a la edad de 59 años, víctima de un cáncer terminal. Tras retirarse en 1993, el éxito de los Simpsons le seguía reportando ingentes cantidades de dinero con las que decidió convertirse en un filántropo animalista.

Sam Simon y su gran labor para ayudar a los animales, antes de fallecer en 2015

Cuando dejó el trabajo para involucrarse de lleno en darle voz a los animales, Sam optó por un estilo de vida sostenible, vegana, y fundó un banco de alimentos en Los Ángeles, que curiosamente, solo sirve comida vegetariana. Participó en múltiples acciones medioambientales, y transformaba su enorme mansion de Malibú en un refugio improvisado de perros y gatos, que estaban a punto de ser sacrificados en las perreras de la localidad.

En 2002, justo el año en el que le fue diagnosticado un cáncer incurable de colon,  fundaba la Fundación que aún hoy sigue en activo, ‘Simon Sam’, que sigue ayudando a los más desfavorecidos, tanto a personas como a los animales. Sabía que sus horas estaban contadas, y quiso seguir ayudando en otras causas, como en la investigación de enfermedades, o en orfanatos.

En 2014, un año antes de fallecer, Sam recibía el premio WGA’s Valentine Davies por su importante labor humanitaria. Mientras que anunciaba, que su fortuna sería donada a ONG’s relacionadas con los animales y con los niños. Así fue, en marzo de 2015, Sam decía adiós a este mundo tal y como lo conocemos, y más de 100 millones de dólares fueron repartidos entre su fundación, ‘Simón Sam’, PETA, y ‘Save the children’.